Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última reunión de la Operación Chamartín acaba en fracaso

La Comunidad está dispuesta a "ceder" pese a que censura el plan municipal, pero el Ministerio de Fomento apuesta por "resistir" a favor del proyecto del BBVA

La ministra en funciones de Fomento, Ana Pastor (Partido Popular), la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (Partido Popular) y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena (Ahora Madrid), se han vuelto a reunir esta tarde, como hicieron el pasado 24 de mayo, y, como aquel día, la regidora se ha quedado sola en su defensa del plan urbanístico municipal para la Operación Chamartín. Sin embargo, mientras que Pastor se ha mostrado inflexible (“en la vida pública hay que resistir”) en su defensa del proyecto anterior (impulsado por el banco BBVA y la constructora San José), pese a haber sido enterrado el pasado 25 de mayo por mayoría absoluta en el pleno del Ayuntamiento, Cifuentes sí ha dejado la puerta abierta a llegar a un acuerdo, “a ceder y a buscar puntos de encuentro” para desatascar este desarrollo maldito desde hace dos décadas.

Los terrenos incluidos en la Operación Chamartín, con la estación de tren en primer término. Ampliar foto
Los terrenos incluidos en la Operación Chamartín, con la estación de tren en primer término.

Cifuentes, la primera en hablar y la única que no ha aceptado preguntas de los periodistas, ha salido de la reunión (que ha durado más de dos horas) “con cierta frustración porque no hay posibilidad a priori de llegar a acuerdos”. Sin embargo, tras su andanada de críticas a Carmena y a su proyecto "ideológico", sí ha dejado “abierta la puerta a llegar a una solución”. “Nosotros vamos a estar dispuestos a tratar de llegar a cualquier acuerdo. Estamos dispuestos a ceder, a buscar puntos de encuentro”, ha explicado a la prensa (ante la que han comparecido las tres dirigentes juntas).

A continuación, Carmena ha asegurado: “No ha habido acuerdo hoy, pero quizá lo pueda haber más adelante, tengo mucha esperanza en que la propuesta a debate pueda ser de consenso. Hay grandes posibilidades en el plan que aún no se han querido ver”. Según ha contado, el Gobierno, la Comunidad y los promotores privados le han pedido que revocara el acuerdo del pleno municipal que enterró el anterior plan: “Eso no es posible, era pedir que el tiempo no hubiera pasado”.

Pastor, la última en intervenir, ha lamentado “que se haya derogado de forma unilateral un gran proyecto”, en alusión al auspiciado por el BBVA, y ha insistido en pedir a la alcaldesa que “reconsidere” su decisión “y vuelva a valorar en qué cosas el plan aprobado puede llevarse adelante, si quieren con alguna modificación”. “En la vida pública hay que resistir”, ha insistido, dando a entender que seguirá defendiendo el plan anterior. Preguntada sobre si ayudará a desarrollar el nuevo plan o lo bloqueará, ha respondido: “Como no hay un plan sino solo un conjunto de propuestas, no me puedo pronunciar”.

Un posible retraso de hasta tres años

El pasado 24 de mayo, apenas unos días después de la presentación del nuevo plan municipal, bautizado como Madrid Puerta Norte, las tres dirigentes mantuvieron un encuentro al que también asistió el presidente del BBVA, Francisco González. A la salida, la ministra de Fomento aseguró que tanto ella como Cifuentes y González había transmitido a la alcaldesa “que tiene que reflexionar porque ha puesto sobre la mesa un proyecto que no es viable”.

En dos tribunas publicadas por EL PAÍS ayer y hoy, Carmena, que tras la anterior reunión lamentó que el Gobierno y la Comunidad “no conocían bien” su proyecto, ha desgranado las claves del plan municipal, bautizado Madrid Puerta Norte. Entre otras ideas, la alcaldesa propone convocar un concurso internacional para reformar la estación de Chamartín y sus aledaños, que incluya la construcción a su vera de un centro de negocios; los ingresos de la venta de ese espacio comercial y hotelero permitirían pagar la obra de la estación y la reforma de los nudos Norte y de Fuencarral. Además, la alcaldesa añade que, “en reconocimiento a su perseverancia”, el BBVA y San José “podrían explotar los suelos que las Administraciones no vayan a desarrollar”.

El plan municipal Madrid Puerta Norte. pulsa en la foto
El plan municipal Madrid Puerta Norte.

“Le pedimos [a Carmena] que reflexione porque la propuesta no podría realizarse con el vigente Plan General de Ordenación Urbana”, explicó la ministra tras la anterior reunión, y hacer las modificaciones correspondientes conllevaría en su opinión “un retraso de tres años”. Hoy Pastor ha incidido de nuevo en ese retraso, lamentando que el Ayuntamiento no haya sabido aclarar los motivos para anular el plan anterior.

Cifuentes ha asegurado por su parte que la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana “supondría entre tres años y medio y cuatro” y por tanto “es inviable hacer [el plan] en esta legislatura”. Sin embargo, según Carmena “depende de la celeridad y de la coincidencia que logremos alcanzar”. Además, “hay cosas como el nudo Norte o mejorar la estación que se pueden hacer sin modificar el plan”, ha añadido.

Similitudes con la Operación Calderón

Conviene poner en contexto estas afirmaciones con dos datos. En primer lugar: el primer plan presentado por el BBVA y San José y aprobado por el Ayuntamiento y la Comunidad (entonces, del Partido Popular) en marzo de 20011 fue anulado en 2013 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid debido a que contradecía la Ley regional del Suelo aprobada en 2007 por la entonces presidenta regional, Esperanza Aguirre (Partido Popular). Los promotores cambiaron entonces su proyecto, reduciendo de 11.000 a 6.000 millones la inversión prevista; fue presentado de nuevo en enero de 2015 (es decir, cuatro años después), pero no llegó a ser aprobado porque la entonces alcaldesa, Ana Botella (Partido Popular), prefirió dejarlo en manos del siguiente gobierno local.

Otro dato, quizá más importante aún: esa modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana que, efectivamente, requiere el proyecto para la Operación Chamartín impulsado por el Ayuntamiento, también será necesaria para resucitar la Operación Calderón. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, también en virtud de la Ley regional del Suelo aprobada por Aguirre, anuló el pasado 30 de mayo la modificación puntual aprobada en diciembre de 2009 por el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón (Partido Popular) para la Operación Calderón. Eso obligará a realizar de nuevo el trámite, como en el caso de la Operación Chamartín; el Ayuntamiento confía sin embargo en poder tenerlo listo en menos de un año, toda vez que las finanzas del Atlético de Madrid y su mudanza a La Peineta dependen de ello.

Voluntad de entendimiento

En uno y otro ámbito, los plazos dependen realmente de la voluntad y entendimiento del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, tal y como ha destacado hoy Carmena. De hecho, en la anterior reunión Cifuentes ya recordó de forma velada a Carmena que la decisión última de aprobar o no el plan municipal depende del Gobierno regional. En la reunión de esta tarde también ha participado el presidente del BBVA, Francisco González; fuentes de la entidad aseguraron tras el pasado encuentro que su proyecto no era “relevante desde el punto de vista económico” para el banco, pero sí “necesario y extraordinario para Madrid y para España”. El BBVA tiene el 75,5% de Distrito Castellana Norte, la promotora del anterior plan ya anulado; el 24,5% restante es de la constructora San José.

En este momento, el 82% del suelo afectado por el plan urbanístico es público. En un ámbito de 3.184.936 metros cuadrados, Renfe y Adif poseen 1.963.515. El Ayuntamiento tiene 319.418; Fomento, 148.814; el Canal de Isabel II, 118.250; la Comunidad, 51.589. Pero Renfe y Adif (que dependen de Fomento) se han comprometido a vender 1.919.017 metros cuadrados al BBVA y San José cuando se apruebe (si se aprueba) el plan urbanístico. Este es el compromiso que caduca el próximo 31 de diciembre, y que los promotores privados han usado como palanca de presión a favor de su proyecto.