Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 claves del juicio a Leo Messi

El jugador del Barça afronta, desde este martes, la vista por fraude fiscal

Leo Messi en el juzgado de Gavà en 2013.
Leo Messi en el juzgado de Gavà en 2013.

La estrella del Barça y de Argentina, Leo Messi, afronta desde este martes un juicio por fraude fiscal. Más de 200 periodistas de medio mundo están acreditados para cubrir la vista oral en la Audiencia de Barcelona, que se alargará tres días. Está previsto que Messi solo acuda el último, el jueves, cuando tendrá que prestar declaración. El juicio llega tres años después de que la Fiscalía presentara la querella contra el jugador. Éstas son algunas de las claves del proceso penal contra el '10' del Barça:

1. ¿Por qué se juzga a Messi? Por haber defraudado a Hacienda 4,1 millones de euros al eludir el pago del IRPF durante tres años: 2007, 2008 y 2009. Que el fraude ha existido es algo que nadie pone en duda, e incluso el jugador ha devuelto esa cantidad y ha pagado una abultada multa. Lo que se dirime en el juicio es si Messi tiene que responder penalmente por ello. Hay quien opina (como la Fiscalía) que no, ya que pese a que es el jugador quien paga los impuestos, la responsabilidad debe recaer enteramente sobre el padre, Jorge Horacio Messi, que manejaba sus asuntos económicos y financieros.

2. ¿Quién le acusa y qué penas afronta? El peso de la acusación lo lleva la Abogacía del Estado, el órgano público que defiende los intereses de la Agencia Tributaria. A diferencia de la Fiscalía, esta institución sí cree que debe juzgarse y condenarse al jugador a un total de 22 meses y 15 días de cárcel (menos de dos años) por tres delitos de fraude fiscal. Además, pide que pague una multa igual a la cuota defraudada (4,1 millones). La Abogacía del Estado admite que quizá el jugador no es un as de las finanzas, pero sostiene que eludió el pago de impuestos "de forma consciente y voluntaria" y que tuvo que ser, al menos, consciente de que cada año percibía "exorbitantes ingresos" por sus derechos de imagen. La enorme cantidad defraudada y el uso de paraísos fiscales elevan la pena; sin embargo, la Abogacía del Estado contempla dos atenuantes que le han permitido solicitar una pena menor: la reparación del daño y el reconocimiento de hechos.

3. ¿En qué consiste el fraude? Los derechos de imagen son, precisamente, la clave de bóveda del asunto. Pese a sus distintas posiciones sobre la responsabilidad del jugador, tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado consideran que el padre de Messi articuló un entramado de empresas en paraísos fiscales para ocultar los ingresos millonarios por la explotación comercial de la imagen del jugador. Durante esos tres años, el delantero argentino ingresó 10,1 millones de una veintena de grandes empresas (Banc Sabadell, Telefónica, Danone, Air Europa, Adidas, Pepsi o Konami) por ese concepto. Pero no abonó la parte que le correspondía de IRPF. Messi simuló la cesión de sus derechos de imagen a empresas sin actividad en paraísos fiscales (Belice, Uruguay) a un precio ridículo. El dinero circuló después por Reino Unido y Suiza "sin someterse prácticamente a tributación alguna" y con "total opacidad" para Hacienda, que ignoraba que el "real beneficiario" de esos ingresos era Messi.

4. ¿Por qué la Fiscalía no le acusa? La Fiscalía ha llegado a la conclusión de que Messi no solo ignoraba el tinglado empresarial montado por el padre, sino que nunca fue informado de ello y se limitaba a jugar a fútbol. La fiscal del caso, Raquel Amado, también cita en su favor la declaración de los inspectores de Hacienda (afirmaron que era su padre quien conocía el entramado) e incluso un certificado aportado por la defensa del jugador "sobre su nivel de estudios". Pero el hecho determinante para exculparle llegó cuando le oyó declarar: "De la plata se encarga mi papá", dijo el jugador. Messi, concluye la Fiscalía, defraudó al fisco, pero no hay “culpabilidad” porque lo hizo sin saberlo y siguiendo las directrices de su padre

5. ¿Qué dirá Messi? En esencia, que no sabía nada. El jugador responderá a las preguntas de todas las partes y seguirá la línea de lo que ya dijo en el juzgado de instrucción de Gavà (Barcelona) que le tomó declaración como imputado en 2013. “No me leía los contratos ni los papeles que firmaba ni nada”, dijo entonces Messi. Esa responsabilidad, dejó claro, recaía sobre los hombros de su padre: "Firmo lo que me dice mi papá que firme, ni miro ni me fijo ni pregunto (…) Yo no miro lo que firmo, si lo dice mi papá firmo con los ojos cerrados”.

6. ¿Y el padre? ¿Cuál es su papel? Las acusaciones atribuyen a Jorge Horacio Messi la mayor responsabilidad en el fraude. Él mismo la asumió en su declaración: “Lionel nunca tuvo acceso a los contratos ni a la información (...) Yo llevaba los contratos y le decía que había que firmar". Para el padre, la FIscalía pide un año y medio de cárcel y la Abogacía del Estado, 22 meses y 15 días. Su intervención fue "directa, decisiva y necesaria" porque "gestionó y dirigió las negociaciones en la creación del entramado societario”.

7. ¿Qué estrategia seguirá la defensa? La defensa centrará todos sus esfuerzos en lograr la absolución del jugador. Ésa es la prioridad. A partir de aquí, los abogados de padre e hijo han tejido una estrategia para demostrar una responsabilidad en cascada: Leo no sabía nada o casi nada, Jorge Horacio sabía algo pero quienes de verdad conocían el entramado fueron los "asesores externos" de la familia. La defensa señala que los dos acusados son "profanos en derecho tributario" y que actuaron "asesorados por un prestigioso bufete de abogados especializado en derecho tributario y deportivo". Los abogados de los Messi -el exmagistrado del Tribunal Supremo Enrique Bacigalupo y el penalista Javier Sánchez-Vera- se apoyan en la posición de la Fiscalía y denunciarán también "irregularidades" y "defectos" en la investigación de la Agencia Tributaria y en la instrucción judicial.

8. ¿Cómo se desarrollará el juicio? La Sección Octava de la Audiencia de Barcelona juzga a Messi y a su padre a partir de mañana. El juicio durará, previsiblemente, tres días: el martes se destinará a las "cuestiones previas" (en las que las partes exponen argumentos jurídicos) y a escuchar a testigos; el miércoles declararán más testigos y peritos; y el jueves, finalmente, llegará el turno de los dos acusados. Ese mismo día, las acusaciones y las defensas expondrán sus informes finales, en los que solicitarán, respectivamente, la condena y la absolución de los Messi. En caso de que haya retrasos, ese último trámite se celebrará el viernes. Messi solo está obligado a acudir el día de su declaración (jueves), pero no el resto de jornadas, ya que así lo prevé la ley cuando la petición de cárcel no alcanza los dos años. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha habilitado una gran sala (la polivalente) y varias salas de prensa para seguir el juicio.

9. ¿Hay posibilidades de pacto? Hasta el último momento, en cualquier procedimiento, hay posibilidades de llegar a un pacto. En este caso, sin embargo, las partes coinciden en señalar que es prácticamente imposible. Durante la instrucción judicial, la defensa trató de alcanzar un acuerdo para evitar el juicio, pero la posición de la Abogacía del Estado lo ha hecho imposible. Messi pagó ya cinco millones a Hacienda como "reparación del daño" por la cuota defraudada. Lo hizo apenas dos meses después de la que la Fiscalía se qurellase contra él. Además, abonó ya otros diez millones al fisco para regularizar su situación de 2010 y 2011, en los que también operó con el mismo sistema.

10. ¿Puede ingresar Messi en prisión? Es un escenario altamente improbable. Aun en el caso de que el tribunal condenase a Messi y lo hiciera con la pena solicitada por la Abogacía del Estado (la máxima que podría imponer) ésta siempre será inferior a los dos años. La ley prevé dejar en suspenso el ingreso en prisión de los condenados a menos de dos años, siempre y cuando sea el primer delito que cometen, como sería el caso del jugador argentino.