Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julián Muñoz ingresa en el Hospital de Algeciras por problemas de tensión

El exalcalde de Marbella, en tercer grado, se encuentra estable tras pasar por Urgencias

El exalcalde de Marbella Julián Muñoz a la salida de la prisión de Málaga.

El exalcalde de Marbella Julián Muñoz ha ingresado este martes en el área de Urgencias del Hospital Punta Europa, en Algeciras, por una bajada de tensión, según ha informado el abogado que se encarga de sus asuntos penitenciarios, Antonio José García Cabrera. El expolítico cumple condena en tercer grado en el Centro de Inserción Social (CIS) de este municipio gaditano, desde donde fue trasladado esta mañana porque tenía la tensión descompensada.

El letrado ha contado que Muñoz, que hasta hace pocas semanas estaba interno en la prisión malagueña de Alhaurín de la Torre, se encuentra “débil”, aunque está estabilizado. De momento, desconoce cuánto tiempo permanecerá en el centro hospitalario. Según informa Europa Press, los facultativos han realizado varias pruebas al exregidor, entre ellas, una gasometría arterial y varias radiografías.

Muñoz fue trasladado al hospital sobre las 10.30 de este martes desde el CIS de Algeciras, centro en el que se encuentra cumpliendo condena en régimen de semilibertad desde el pasado 9 de mayo, después de que la Audiencia de Málaga confirmara el tercer grado que le dio inicialmente un juez de Vigilancia Penitenciaria. Esta situación le permite salidas de fin de semana (entre los viernes a las 14.00 hasta el lunes a la misma hora) y ausentarse diariamente por la tarde, entre las 17.00 y las 21.45. El exalcalde suele estar con sus hijas, que residen en Marbella.

Muñoz, encarcelado desde abril de 2013 y con varias condenas por casos de corrupción vinculados a su etapa al frente del Ayuntamiento de Marbella, tiene problemas de salud importante desde hace un año y su aspecto físico es muy frágil. Entre otras patologías, tiene problemas de corazón, es diabético y ha sufrido un ictus que le ha dejado algunas secuelas físicas. Durante su estancia en la prisión de Alhaurín de la Torre, tuvo que ser ingresado en un hospital malagueño en un par de ocasiones por sus dolencias cardíacas, aunque su vida no corrió peligro en ningún momento.

Su defensa está intentando, sin éxito, que Muñoz pueda obtener la libertad condicional, algo que lo alejaría definitivamente de un centro penitenciario. Hasta ahora, ha logrado que le concedan el tercer grado, régimen que le dio el juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga y después confirmó la Audiencia Provincial por enfermedad “muy grave con padecimiento incurable”. La resolución se dictó en contra del criterio de la fiscalía.