Open Camp prevé ingresar 23 millones el primer año

El parque temático deportivo, que abrirá el 16 de junio, prevé recibir 1,4 millones de personas

Ensayo de una de las actividades del Open Camp en el Estadio Olímpico de Montjuïc.
Ensayo de una de las actividades del Open Camp en el Estadio Olímpico de Montjuïc.

Open Camp, el parque temático dedicado a los deportes que se ubicará en el Anillo Olímpico de Barcelona, abrirá sus puertas el próximo 16 de junio con una previsión de recibir 1,4 millones de visitas e ingresar 23 millones de euros en su primer año de funcionamiento. El proyecto, participado mayoritariamente por Gabinete Gaudí, ha atraído inversores como Inveready, Hotelbeds —el antiguo operador turístico TUI— o Marco Corradino y socios como Microsoft, Huawei, Samsung, Telefónica o Allianz.

Open Camp verá la luz el mes que viene un lustro después de que fuera concebido por Gabinete Gaudí, hasta entonces dedicada casi exclusivamente a la consultoría estratégica. Se trata de un parque temático “abierto” dedicado al deporte, el “mayor entretenimiento del mundo”, según explicó el director general del proyecto, Paco Medina. En él, los visitantes podrán convertirse o jugar con sus ídolos mediante varias experiencias “reales y virtuales”.

El parque, que ocupará las 32 hectáreas del Anillo Olímpico, trata de rentabilizar unas instalaciones infrautilizadas. De hecho, Medina explicó que la empresa eligió Barcelona tras un proceso de “concurrencia competitiva” en el que también participaron Port Aventura, Madrid, Sevilla, Andorra, Newcastle o Manchester. A pesar de que el proyecto aún no ha visto la luz en la capital catalana, Medina afirma que este ya ha suscitado interés en otras ciudades.

Open Camp usará las instalaciones municipales durante 230 días al año a cambio de un canon de 20 millones de euros en cinco años. Sin embargo, los gestores estiman que en conjunto en ese periodo destinarán 35 millones a la ciudad, puesto que además del canon habrá siete millones en mejoras en las infraestructuras que se usen y se destinarán fondos a entidades. Esa cantidad cubrirá buena parte del déficit que ahora dejan esas instalaciones al Ayuntamiento de Barcelona, que la compañía estima en 2,5 millones de euros al año.

Además del canon, Open Camp prevé invertir en el proyecto 20 millones de euros en mejoras, sistemas, personal o publicidad, entre otros. Para ello, la sociedad ha ido dando entrada a varios socios. Gaudí sigue siendo el socio mayoritario, con el 52% de las participaciones. Pero, según explicaron los gestores, la compañía ha ido dando entrada a varios inversores que han ido comprando pequeños paquetes. En conjunto, el 85% del capital es local.

Líder en deporte

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El objetivo pasa por captar un mínimo de 1,4 millones de visitas en el primer año de vida del proyecto con una entrada que de media costará 28 euros. Medina lo ve viable y puso como ejemplo los visitantes que reciben otras instalaciones del entorno, como el Poble Espanyol (1,2 millones) o el Castell de Montjuïc (1,1 millones). Además, la compañía considera, basándose en un estudio internacional, que Barcelona es la segunda ciudad del mundo mejor posicionada en el ámbito deportivo, solo por detrás de Londres y por delante de Sydney, Melbourne y Pekín.

La empresa que gestionará las instalaciones también tiene un estudio elaborado por la Universidad Pompeu Fabra sobre el impacto económico que tendrá el proyecto en la ciudad. Según ese informe, este será de 121,7 millones de euros, de los cuales 81,9 millones son directos e indirectos y 39,8 millones son inducidos. Asimismo, la universidad estima que el Ayuntamiento recaudará 16,8 millones más a raíz de su funcionamiento. De momento, la empresa ha generado 505 puestos de trabajo, de los cuales 100 están en las oficinas y el resto en el parque.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS