Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fuerte apoyo al sector crítico agrava la división interna en la ANC

Los socios votan eligen a Castro, del grupo alternativo y en segundo lugar a Sánchez

Una bandera estelada, en la manifestación de 2015
Una bandera estelada, en la manifestación de 2015

El resultado de las elecciones para escoger a los 77 miembros del secretariado de la Asamblea Nacional Catalana agravó ayer la división interna que sufre la entidad independentista. Con una participación de 7.247 socios, que supone un 21,43% del censo, los socios votaron en primer lugar, como hace un año, a Liz Castro (4071 votos), del sector crítico, y en segunda posición al actual presidente, Jordi Sánchez (4005), que opta a la reelección. El exdiputado de la CUP, Antonio Baños y Quim Torra, expresidente de Òmnium, caras visibles del grupo alternativo, fueron tercero (3752) y cuarto (3705), respectivamente. El sector crítico logró situar en el secretariado a su veintena de miembros. Este órgano elegirá el sábado en Badalona al presidente.

Las urnas se cerraron a las 14.00 horas y tras un largo escrutinio, extraño dada la baja participación, la ANC difundió los resultados a las doce de la noche. Los socios volvieron a escoger, igual que en 2015, a Liz Castro, miembro del anterior secretariado y responsable del área internacional, en primera posición, con 66 votos más que Sánchez. Precisamente, ese resultado ya provocó entonces un conflicto al revelar hace semanas Castro que fue presionada, en aras de la unidad, por miembros de la dirección para no aspirar al cargo.

Pero la Asamblea, aunque se denomine así, no actúa como tal porque es su secretariado el que elige a su presidente y sus socios ratificaron ese procedimiento el mes pasado en la asamblea de Manresa. Por ello, queda la duda de lo que sucederá en el cónclave de Badalona. Lo que está claro es que el sector crítico, que quiere devolver el protagonismo a la ANC como punta de lanza de la sociedad civil, ha logrado colocar a todos sus miembros en el secretariado. Sánchez al margen, los cinco primeros puestos de la lista pertenecen a este colectivo. La incógnita es saber el grado de apoyo que tiene el sector oficialista entre el resto de candidatos elegidos y cuál es la correlación de fuerzas. Los socios eligieron a 77 miembros de entre 139 candidatos. El mandato es para dos años.

El nuevo secretariado elegirá el sábado en Badalona al nuevo presidente

Tras una agrio proceso electoral, cargado de tensión, la ANC se ha fracturado por la influencia política que ha ejercido sobre el proceso soberanista. Los miembros de los dos sectores se acusan mutuamente de estar siendo utilizados desde Convergència y Esquerra. Partidarios de Sánchez consideran que la ANC siempre ha sido el espacio natural de ERC que tiene miedo a perder y los críticos no le perdonan que intercediera en favor de la lista unitaria que promovió Artur Mas de cara al 27-S a la que tanto se resistió ERC y rechazó la CUP.

Los estatutos de la ANC prohíben la presentación de candidaturas pero los críticos lanzaron un órdago a la dirección y firmaron un artículo en bloque para visualizar su corriente. El gesto cayó como un jarro de agua fría en el sector oficialista. A ese artículo le siguieron otros publicados por históricos de la ANC que les acusaron de actuar al dictado, aunque sin citarlo, de ERC. En ese clima de tensión —el papel de la Junta Electoral ha sido cuestionado—, los socios votaron con la incógnita de saber el papel que acabará jugando la ANC en el proceso independentista y el alcance de la movilización de la Diada de este año.