Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena propone una comisión para calmar las protestas por un nuevo supermercado en San Blas

Los vecinos alegan que la superficie proyectada dificultará la circulación, generará problemas de aparcamiento y perjudicará al pequeño comercio

Manuela Carmena y varios miembros de su equipo durante la reunión con los vecinos de San Blas.
Manuela Carmena y varios miembros de su equipo durante la reunión con los vecinos de San Blas.

La construcción de un supermercado en el barrio de Las Rosas, en el distrito de San Blas, ha movilizado a los vecinos. Alegan que la superficie proyectada dificultará la circulación, generará problemas de aparcamiento y perjudicará al pequeño comercio. Este jueves, la alcaldesa, Manuela Carmena, ha visitado la zona y se ha reunido con ellos para dar explicaciones sobre el proyecto. La regidora ha prometido crear una comisión para que residentes y Ayuntamiento puedan tratar el caso, que estuvo a punto de aprobarse en el pleno del 27 de abril. Lo impidieron las protestas de los vecinos a las puertas del Consistorio, tal y como ha declarado la propia Carmena. "Nunca voy a aprobar nada antes de escucharos", dijo.  La alcaldesa afirma que la intención es crear puestos de trabajo en una zona especialmente deprimida.

"Madrid tiene que ser el resultado de muchos consensos. Los conflictos se arreglan desde la perspectiva del futuro, con papel y lápiz, y para eso hace falta reunirse", ha dicho Carmena. Junto a ella han estado tres concejales: Marta Gómez Lahoz (edil de distrito), Marta Higueras (Equidad, Derechos Sociales y Empleo) y José Manuel Calvo (Desarrollo Urbano Sostenible). Este último ha explicado las alegaciones que realizaron los vecinos al supermercado, cuyo expediente se presentó en noviembre de 2014, cuando aún gobernaba el PP. "Es un proyecto heredado", han subrayado los representantes municipales. Entre las alegaciones, Calvo ha destacado las que aludían al impacto paisajístico, ya que la zona es de uso residencial, con viviendas adosadas unifamiliares (aunque también existen pisos), y aquellas que hacían hincapié en los posibles problemas de aparcamiento y movilidad.

Una de las vecinas, que no quiere revelar su identidad, se queja: "He hecho la mayor inversión de mi vida con la compra de una casa en un lugar residencial porque quería vivir tranquila. Ahora nos quieren fastidiar la vida". Sin embargo, ha agradecido la visita de la alcaldesa. "Llevamos 11 meses pidiendo explicaciones y esto, al menos, es un paso". Javier Rodríguez, otro residente de la calle de Estocolmo, una vía de dirección única donde pretende instalarse el supermercado, valora el planteamiento constructivo de Carmena. En su opinión, se pretende poner un centro en una parcela en la que "no cabe", aunque "el problema más grave es el de los accesos". "El estudio de movilidad presentado por la empresa habla de dos carriles, y la calle solo tiene uno. Solo eso lo invalida", sostiene. Alfonso Rodríguez, vicepresidente de la Asociación de Vecinos de Las Musas-Las Rosas, ha subrayado que ellos no están a favor del proyecto, pero que estudiarán medidas para que tenga cabida en otro lugar cercano a La Peineta.

"Esto no es el Monopoly"

Los vecinos proponen que el negocio se desplace 200 metros, pero la empresa del supermercado argumenta que ese lugar es una zona verde o dotacional y que la ley se lo prohíbe. "Esto no es el Monopoly, donde sustituyes un terreno por otro. Habría que hacer un cambio en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y ese proceso conllevaría años y gastos", afirma un portavoz. En opinión de la compañía, levantar un centro de estas características no acaba con el pequeño comercio, sino que lo incentiva, ya que alrededor de él se establecen diferentes negocios.

No opina lo mismo José Rubio, presidente de la Asociación de Comerciantes, que afirma seguir en contra de que vengan nuevas grandes superficies. "Somos el distrito que más centros comerciales tiene: seis". Para Rubio, los comerciantes han invertido mucho dinero durante años y, ahora, las grandes empresas quieren "aprovechar" que en unos años se muda el Atlético de Madrid a esta parte de la ciudad. Según los datos de que dispone, en 2006 había 2.700 comercios en el distrito, mientras que a día de hoy apenas quedan 1.800. Sobre la visita de Carmena al barrio (es la primera vez que un alcalde de Madrid aparece por la zona), Rubio subraya que le ha parecido positivo que haya dado la cara ante los vecinos, pero critica que no haya visitado el lugar donde se pretende levantar el negocio. Otros comerciantes, sin embargo, han calificado la reunión de "pantomima".

La autoridad de la alcaldesa

La propuesta de crear una comisión para tratar la instalación de un supermercado en la calle de Estocolmo fue recibida con una ovación por los 300 vecinos que acudieron a la reunión con la alcaldesa. También recibieron aplausos durante sus intervenciones el resto de interlocutores, representantes municipales, vecinales y residentes de la zona. Sin embargo, también hubo apercibimientos. Durante la primera intervención de Manuela Carmena, varias personas del público le reprocharon algo. La concejal de distrito, Marta Gómez, pidió respeto para la regidora. En una segunda intervención, al ser interrumpida, fue la propia alcaldesa la que reprendió a quienes lo hicieron: "¿Me queréis no interrumpir? Esto es algo que llevo a rajatabla en los plenos. Todo el mundo merece respeto cuando habla. Y más yo, que soy la máxima autoridad madrileña".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram