Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salmond receta a Puigdemont “consenso” y “acuerdo”

El presidente catalán y el exprimer ministro escocés debaten cata a cara sobre el proceso catalán

El Presidente catalán, Carles Puigdemont (d) y Alex Salmond (i).
El Presidente catalán, Carles Puigdemont (d) y Alex Salmond (i). AFP

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha mantenido este jueves un debate cara a cara con el ex primer ministro escocés Alex Salmond sobre el proceso catalán durante el viaje oficial que el mandatario catalán hace estos días por Reino Unido. En un debate organizado por el programa El Balcó de la cadena Ser Catalunya, Salmond ha recomendado a Puigdemont que busque el "consenso" y "el acuerdo" para llevar adelante el referéndum de autodeterminación.

Puigdemont ha señalado que "es ridículo" que Cataluña tenga " que hacer cola detrás de Ucrania o de Macedonia" para poder formar parte de la Unión Europea si se declarara independiente. En su opinión, Cataluña ya es miembro de la Unión y para que la expulsión fuera factible el Estado español tendría que desposeer los catalanes de la nacionalidad española. Puigdemont se ha basado en la falta de precedentes, de estudios o posiciones oficiales de la Unión Europea.
Desoyendo las advertencias que han llegado en diferentes ocasiones desde la Comisión, Puigdemont ha señalado que "la UE es capaz de ir muy lejos para imponer realismo político y adaptarse a unas circunstancias que quizás no le gustan". Ha señalado también que tendrá en cuenta "la economía potente" que representa Cataluña.

"Solo hay que tener dos dedos de frente", ha remarcado el presidente de la Generalitat.
Salmond ha censurado los comentarios que hizo el excomisario Barroso sobre la posible expulsión de la UE y los ha tildado de "estúpidos".  Y ha señalado que el actual presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker "parece mucho más sensato". Salmond ha defendido la versatilidad comunitaria para sumir cambios dentro de los ideales de democracia y libertad, que serían sus "principios fundacionales".

Salmond ha apuntado que si Escocia ha conseguido tener un referéndum de independencia ha sido porque una mayoría del Partido Nacional Escocés, que defendía la convocatoria, se hizo con los escaños correspondientes a Escocia del Parlamento de Londres. Y ha señalado que es un error pensar que el Gobierno británico siempre ha tenido una posición favorable a la convocatoria del referéndum de autodeterminación. "La gente no tiene que pensar que fue fácil para Escocia y es difícil para Cataluña", ha dicho Salmond, que ha evitado valorar la decisión del Gobierno catalán de crear una hoja de ruta a 18 meses para iniciar la desconexión catalana a pesar de que sí que ha soltado que es mejor trabajar "con consenso, con acuerdo y dando la oportunidad a la gente de que se exprese a través de las urnas".

Puigdemont ha respondido que "para que podamos ser Escocia y podamos utilizar la vía escocesa, hace falta que el Estado español haga de Reino Unido. Y esto no es tan evidente". También ha señalado que la vía tomada por el Gobierno de Junts pel Sí no es una "vía unilateral", porque hacen "un llamamiento" a la negociación con el Estado español y la Unión Europea. "La mesa de negociación está parada. Quién tiene la responsabilidad de que no nos sentemos son quienes no se sientan", ha dicho señalando al Gobierno de Madrid. Pero ha dicho que "el escenario con el que trabajamos es el de un acuerdo".

Puigdemont se ha mostrado dispuesto a negociar con el Gobierno central la fecha del referéndum, la pregunta a hacer -con la incorporación de una alternativa propuesta por el Estado--, el porcentaje necesario para que se dé por bueno y cuando se tardaría para hacer un segundo refréndum.

El debate sobre la posibilidad de un Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ha planeado en el debate entre los dos mandatarios. Salmond ha señalado Reino Unido puede optar por la salida, pero en cambio, Escocia, se muestra a favor de mantenerse. Respecto a esta posibilidad el presidente catalán ha señalado que se producirán dos circunstancias no previstas hasta ahora. Por un lado, "la fabulosa e irrefutable capacidad de adaptación de la UE a las circunstancias cambiantes". Y por otra "la que nos interesa en el caso de Cataluña": "de qué manera Europa se afanará a resolver la pertenencia de Escocia a la UE si Escocia decide quedarse".

Salmond ha destacado que el poder de los países soberanos trae en la capacidad de decidir si cede o no una parte de la soberanía, afirmación que ha sido compartida por su homólogo catalán.