La Operación Chamartín queda a expensas de las elecciones del 26-J

Carmena presenta Madrid Puerta Norte, el plan urbanístico que enmienda Distrito Castellana Norte, con apoyo pleno del PSOE y la oposición de PP y Ciudadanos

El Ayuntamiento presentó esta mañana el proyecto Madrid Puerta Norte, que reduce y enmienda la Operación Chamartín, y promete reformar la estación de tren y los nudos Norte y de Fuencarral a partir de 2017 aunque el desarrollo urbanístico siga estancado. El gobierno local creará una mesa técnica con los promotores privados (BBVA y San José, que callan a la espera de evaluar el proyecto) y con el Ministerio de Fomento. El futuro del plan diseñado por Manuela Carmena dependerá de las elecciones generales del 26 de junio. Con el PSOE o Podemos al frente de Fomento, podría realizarse incluso sin el BBVA.

Gráfico con las novedades del plan Madrid Puerta Norte
Gráfico con las novedades del plan Madrid Puerta NorteEL PAÍS

>> Vaivenes políticos. La Operación Chamartín se ideó en 1993, pero la falta de consenso político bloqueó el proyecto durante 15 años. El Ayuntamiento aprobó un plan en 2011, pero fue anulado por la justicia. En enero de 2015, las tres Administraciones (en manos del PP) anunciaron otro, bautizado Distrito Castellana Norte, pero no llegó a ser aprobado antes de las elecciones municipales de mayo. El nuevo gobierno local (Ahora Madrid) apostó por “rehacerlo” para reducir su dimensión. Convocó para ello cuatro mesas con vecinos y expertos, cuyo resultado es el plan anunciado esta mañana.

Más información
Carmena reduce a la mitad los pisos y oficinas de la Operación Chamartín
Las claves de Distrito Castellana Norte
Madrid aspira a tener el mayor rascacielos de la Unión Europea
La Operación Chamartín obligará a la inversión pública de 2.100 millones
La promotora de la Operación Chamartín da un ultimátum a Carmena

A dos meses de las elecciones, la operación vuelve a quedar a expensas del resultado electoral: si el PP sigue en La Moncloa, el plan de Carmena será casi inviable, puesto que depende para todo del Ministerio de Fomento. Si gana el PSOE o Podemos, podría desbloquearse incluso sin el BBVA.

>> ¿De quién es el suelo? Ahora, el 82% es público. En un ámbito de 3.184.936 metros cuadrados, Renfe y Adif poseen 1.963.515. El Ayuntamiento tiene 319.418; Fomento, 148.814; el Canal de Isabel II, 118.250; la Comunidad, 51.589. Pero Renfe y Adif (que dependen de Fomento) se han comprometido a vender 1.919.017 metros cuadrados al BBVA y San José cuando se apruebe el plan urbanístico.

Si el PP pierde el Gobierno, ese contrato podría ser revisado, máxime cuando expira el 31 de diciembre; los promotores han usado esa fecha límite como palanca de presión, pero podría volverse en su contra. Esta mañana, la concejal socialista Mercedes González aseguró: “Es el proyecto que nosotros hubiéramos hecho. No tengo ninguna duda de que el PSOE apoyará esta operación” si gana las elecciones. El PP y Ciudadanos fueron muy críticos, conminando al Ayuntamiento a negociar con los promotores privados.

Proyección municipal de la extensión del paseo de la Castellana.
Proyección municipal de la extensión del paseo de la Castellana.AYUNTAMIENTO DE MADRID
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

>> ¿Puede hacerse sin el BBVA? De la estación de Chamartín al nudo Norte, el Ayuntamiento apuesta por crear un consorcio con Fomento para reproducir el modelo del Pasillo Verde (entre Atocha y Príncipe Pío). Sobre suelo público (es decir, supeditado a que no se ejecute la venta al BBVA y San José), se construiría un centro de negocios junto a la estación, con cinco rascacielos algo menores que las torres de la Castellana. Los beneficios sufragarían los 560 millones que costaría ampliar la estación, cubrir parte de las vías (50.344 metros cuadrados, el 10% de lo previsto por los promotores privados), reformar los nudos Norte y de Fuencarral, y comunicar con túneles y puentes los barrios divididos por los raíles. Ese cálculo asume, en todo caso, que la mayor parte de las plusvalías del suelo de Fomento se reinvertirían en la ciudad y en infraestructuras que son competencia municipal.

Presentacion de la alcaldesa, Manuela Carmena, y de su equipo, del proyecto Puerta Norte.
Presentacion de la alcaldesa, Manuela Carmena, y de su equipo, del proyecto Puerta Norte.Samuel Sanchez

>> ¿Y si no hay acuerdo? El Ayuntamiento se comprometió hoy a incluir la reforma del nudo Norte en el presupuesto de 2017, haya o no acuerdo. Prevé que las obras (durarían dos o tres años y costarían 110 millones) corrijan trazados y aumenten carriles. El nudo de Fuencarral también se reformará “cuanto antes”, pero, como la estación de tren, queda al albur del pacto con Fomento. De mediar ese acuerdo con Fomento se levantarían 1.000 viviendas en la zona de gestión pública. Hoy, Fomento (en funciones desde diciembre) se limitó a pedir más información al Ayuntamiento. El desarrollo del tramo entre el nudo Norte y el de Fuencarral se dejaría a la iniciativa privada, planteado por fases: en un principio se aprobaría la zona más al sur, con 3.500 viviendas, suelo industrial y tecnológico, y cinco rascacielos más.

>> La operación encoge. El BBVA y San José planeaban extender el paseo de la Castellana 3,7 kilómetros hacia el norte, y construir 17.699 pisos y un área financiera con el rascacielos más alto de la UE (70 plantas), más otros cinco similares a las cuatro torres (45-57 pisos). Para ello, contaban con aplicar un coeficiente de 1,05 metros cuadrados edificables por metro de suelo. El plan del Ayuntamiento respeta ese coeficiente, pero “excluye del cómputo los suelos de la red viaria y ferroviaria, y todos aquellos cuya transformación no esté prevista”. Esta interpretación es polémica, según fuentes del sector, porque la Ley del Suelo, en su disposición sexta, permite computar a efectos de edificabilidad los terrenos de infraestructuras adquiridos al tiempo de entrada en vigor de la norma (2001). Queda ver si en ese supuesto entra el suelo que Adif se ha comprometido a vender a BBVA y San José.

En todo caso, el cálculo municipal deja 458.724 metros cuadrados para pisos (frente a 1.774.000 del plan privado), es decir, un máximo de 4.600 viviendas (y de ellas, 1.000 protegidas) frente a 17.699 (1.800, protegidas). El suelo terciario para oficinas y comercios pasa de 1.387.000 a 582.275 metros cuadrados. Así, el suelo lucrativo queda reducido a la mitad.

>> Una estación de metro. En la misma medida, también se reducen las infraestructuras previstas. Se reformará la estación de Chamartín, el nudo Norte (que conecta M-30, A-1, M-607 y M-11) y el de Fuencarral (M-40, M-603 y M-607).

Proyección de la nueva estación de Chamartín.
Proyección de la nueva estación de Chamartín.AYUNTAMIENTO DE MADRID

Pero las zonas verdes previstas disminuyen de 566.000 a 274.251 metros cuadrados, fundamentalmente porque desaparece la losa que iba a cubrir las vías de tren (pasa de 222.700 metros cuadrados a tan sólo 50.344). La superficie para dotaciones públicas apenas disminuye, de 286.059 a 254.000 metros cuadrados. Pero ya no se harán tres estaciones de metro sino sólo una (entre Las Tablas y Montecarmelo, en la línea 10); los promotores privados prometieron además otra de Cercanías, que también desaparece del plan.

Todo ello, por supuesto, queda sujeto además al plácet de la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional (PP) lamentó esta mañana la falta de información, pero avanzó que el nuevo plan supondrá “seguramente un mayor gasto público”, informa Esther Sánchez.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS