Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comín destituye a la responsable de las inspecciones médicas

Sus opositores la acusaban de dar "altas injustificadas"

Manifestación en defensa de la sanidad pública
Manifestación en defensa de la sanidad pública

El nuevo consejero de Salud, Toni Comín, apura a hacer limpieza en su Departamento. Si la semana pasada era el director del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), Francesc Bonet, el que dejaba su cargo —la decisión coincidió con el anuncio de la Fiscalía de que investigaría el último concurso público de ambulancias—, ahora es el turno de Consol Lemonche, la directora del controvertido Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM). En el último año ha surgido una fuerte oposición contra la responsable del tribunal médico, a la que acusaban de dar "altas médicas injustificadas" a los pacientes que atendía. 

Salud ha indicado que los cambios en el ICAM responden a la necesidad "de abrir una nueva etapa" en el denostado tribunal médico. La institución, que hasta ahora pertenecía a la Secretaría de Salud Pública, pasará a estar bajo el paraguas de la Dirección General de Ordenación Profesional y Regulación Sanitaria (DGOPRS). De hecho, el cargo de Lemonche será ocupado temporalmente por la directora del DGOPRS, Neus Rams.

Las denuncias que recibía el ICAM, por su trato a los pacientes y los controvertidos veredictos que publicaba, se recrudecieron especialmente tras el caso de Nati López, una joven que acampó durante meses a las puertas del tribunal médico después de que la institución le diese el alta pese a que todavía arrastraba graves secuelas de un ictus. Su historia fue el germen de la Plataforma de Afectados por el ICAM, que ahora lucha contra las altas médicas "injustificadas basadas en criterios económicos" que firma el tribunal médico.

En su cuenta de Twitter, la PAICAM ha celebrado la destitución de Lemonche y el sindicato CGT, que denunció al ICAM ante la Inspección de Trabajo y la Oficina Antifraude por conceder "invalideces express" a agentes de la guardia urbana acusados de torturas, ve en el cese "una primera victoria".