_
_
_
_

Un proyecto de Constitución catalana evita el castellano como lengua oficial

El texto que se presentará este miércoles en el Parlament solo reconoce el catalán y el aranés

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

La actriz Txe Arana en el acto de presentación del manifiesto en defensa del catalán.
La actriz Txe Arana en el acto de presentación del manifiesto en defensa del catalán.Joan Sánchez

Una propuesta de Constitución catalana que se presentará este miércoles en el Parlament por parte de un grupo de juristas evita el castellano como lengua oficial en el caso de que Cataluña consiga la independencia. El texto prevé una protección especial para los castellanohablantes pero solo contempla como oficiales el catalán y el aranés, según publica el diario El Punt Avui.

Más información
Más de 170 lingüistas reclaman el catalán como única lengua oficial
280 académicos critican a Junts pel Sí por defender el bilingüismo

En la redacción del documento, hecho a partir de tres borradores, ha participado el juez Santi Vidal, senador por Esquerra Republicana de Catalunya, a quien el Consejo General del Poder Judicial apartó precisamente por redactar un borrador de Constitución para Cataluña. 

La propuesta se enmarca dentro del "proceso constituyente" que prevé la hoja de ruta de la coalición Junts pel Sí para "desconectar" de España en 18 meses. Una de las partes de este proceso es precisamente la redacción de un texto constitucional en el que participa la sociedad catalana y que debería ser refrendado en un referéndum una vez disuelto el actual Parlament. En el trámite estaba previsto que varios borradores se presenten en la cámara y este miércoles la presidenta Carme Forcadell recibirá la citada propuesta.

El texto está hecho a partir de tres borradores. Uno de ellos lo lideró Vidal, aunque finalmente se apartó del grupo que lo redactó en 2015 después de su incorporación al Gobierno catalán como asesor de la consejería de Justicia. Tendrá 148 artículos y ha recogido 3.400 aportaciones ciudadanas recibidas por Internet. El Punt Avui explica que en el documento se habla de "una protección especial de las personas que son castellanohablantes" y varias fuentes aseguran que reconoce "el plurilingüismo" como valor a proteger. Se puntualiza incluso que no es el bilingüismo "porque en Cataluña hay mucha gente que habla muchas lenguas". 

Dentro del independentismo catalán existe el debate sobre si se tiene que declarar el castellano lengua oficial o no en el futuro hipotético Estado independiente. La estrategia de Junts pel Sí, que quiere llegar a los votantes del área de Barcelona con orígenes de fuera de Cataluña, es que sí sea oficial. El programa electoral con el que se presentó a las elecciones del 27-S establece que en una Cataluña independiente “la lengua castellana continuará siendo oficial”. “Todos los ciudadanos tendrán derecho a utilizar el catalán y el castellano en sus relaciones con la administración y con los gestores de servicios públicos. Todos los funcionarios tendrán la obligación de conocerlas y usarlas”, según la coalición. El programa electoral de la CUP, sin embargo, reconoce el catalán y el occitano —el aranés— como lenguas propias de Cataluña pero añade que el castellano y el francés deberán tener “un estatus jurídico” especial.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

La polémica está avivada desde que el pasado marzo 280 filólogos defendieran el manifiesto Koiné, donde exigían que el futuro estado catalán solo reconozca como oficiales el catalán y aranés. En este sentido, la propuesta de resolución recoge las ambiciones de este manifiesto. Aún así, según los promotores del redactado, el documento está sujeto a modificaciones y no es definitivo. En su trámite en el Parlament tendrá que pasar por los órganos que se encargan de construir el marco legislativo de la futura Cataluña independiente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_