Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras pedirá no suspender la ley de pobreza energética y subir el déficit

La vicepresidenta del Gobierno y el de la Generalitat se entrevistarán la semana que viene

Mariano Rajoy, recibe a Carles Puigdemont en La Moncloa.
Mariano Rajoy, recibe a Carles Puigdemont en La Moncloa. E

Carles Puigdemont presentó el miércoles a Mariano Rajoy en La Moncloa un documento con  46 peticiones. Los dos Ejecutivos quieren recuperar el diálogo, lo que cristalizará en la reunión que mantendrán la próxima semana Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras. El republicano priorizará tres asuntos en esta primera cita: que el Gobierno no pida la suspensión de la ley catalana contra los desahucios y los cortes de luz; aliviar el objetivo de déficit para evitar recortes y que no se obstaculice su plan de acogida de refugiados.

Convencidas ambas partes de que no van a encontrar nunca un punto de encuentro en el proceso soberanista, la negociación se centrará solo en temas del día a día y que afectan, en palabras de Puigdemont, a la vida de las personas. La Generalitat quiere que Rajoy no pida al Constitucional la suspensión de la ley catalana para las emergencias respecto a la vivienda. Entre otras cosas, esta norma obliga a las suministradoras de servicios básicos a dar ayudas a fondo perdido para pagar las facturas de las personas vulnerables y obliga a los bancos a ofrecer alquiler social en casos de desahucios.

La ley, que surgió de una iniciativa legislativa popular promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), fue aprobada en el Parlament con votos de todos los grupos, incluido el PP, que solo se opuso a dos puntos que veía conflictivos por cuestiones de competencias entre Administraciones. Rajoy tiene de plazo para presentar recurso hasta el día 5 de mayo y todo apunta a que hoy no lo aprobará en el Consejo de Ministros. Junqueras presentará a Santamaria una petición debatida el miércoles en La Moncloa: que si recurren al menos pidan al Constitucional que no aplique la suspensión cautelar. Al igual que hizo en el Congreso, la PAH arrancó ayer en el Parlament la complicidad de todos los grupos —salvo el del PP— con la norma.

El PP catalán está en una situación incómoda y el diputado Fernando Sánchez aclaró que su partido trabaja “intensamente” para evitar “un choque” ente el Estado y la Generalitat. “Queremos que los posibles conflictos competenciales no perjudiquen en nada a las personas que lo están pasando mal”, dijo. Andrea Levy, vicepresidenta del PP, abundó en que buscarán fórmulas que permitan un encaje jurídico. Pese a que el Gobierno ha relajado el objetivo de déficit de las autonomías —del 0,3% al 0,7%— Junqueras planteará una mayor relajación. El Gobierno catalán está decidido a impulsar un plan de choque social sin más recortes. Su tercera prioridad es que no se obstaculice el plan para acoger a refugiados. Fuentes de PP aseguran que Puigdemont causó una buena impresión en La Moncloa y que pueden alcanzar algunos pactos.