Más de 20 detenidos en una operación contra el tráfico de marihuana

La Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra han registrado 23 domicilios en Lleida y han arrestado al presunto cabecilla de la red, un hombre de origen bielorruso

El principal detenido hoy por los Mossos y la Guardia Civil en El Poal.
El principal detenido hoy por los Mossos y la Guardia Civil en El Poal.Javier Martín

De madrugada, en absoluto silencio, llegaban los Grupos Especiales de Intervención de los Mossos d'Esquadra, los GEI, a un rincón escondido de Lleida, el municipio de El Poal, para detener a un hombre supuestamente peligroso y presunto cabecilla de una red dedicada a cultivar y exportar marihuana. Mientras ellos sorprendían a Àlex, bielorruso, sexagenario, que vivía con su mujer y daba refugio a otro hombre, que nunca salía de la casa unifamiliar donde vivían, simultáneamente, otros agentes entraban en una veintena de domicilios más diseminados por pueblos de Lleida.

Hacía un año que la policía investigaba al grupo, después de que los detectasen en Sagunto, y formasen un grupo conjunto con la Guardia Civil, en una operación que los Mossos bautizaron como Fresón. En los diferentes registros, los investigadores encontraron plantas de marihuana y armas, y dinero, que podría provenir del tráfico de drogas, según fuentes policiales consultadas por EL PAÍS.

El trasiego policial causó curiosidad en pueblos como Bellvís, Alcoletge o Linyola, pequeños municipios, la mayoría del Pla d’Urgell, donde los Mossos suelen encontrar ocultas, entre otro tipo de cultivos, plantaciones de marihuana. Está previsto que los detenidos sean trasladados el viernes a Sagunto, para comparecer ante el juez instructor, que mantiene la investigación bajo secreto de sumario.

El amplio operativo, poco habitual en Lleida, obligó a llevar a cabo un despliegue extraordinario de secretarios judiciales, que tenían que estar presentes en cada una de las entradas simultáneas, en las que participaron agentes de la Unidad Central de Asociaciones Ilícitas de los Mossos, que llevaban la investigación junto con agentes de crimen organizado de la Guardia Civil. También intervinieron policías de la ARRO y de la Unidad Canina de la policía catalana.

Àlex, un vecino reincidente

"Le conocemos, pero sabe, no queremos decir mucho, que esta gente viene a vengarse", empezó un hombre de El Poal que sabe quién es Àlex. De hecho, la mayoría del pueblo lo conoce porque hace más de ocho años que reside allí, en una casa a la avenida de Cataluña, con un patio con un columpio, a pesar de que nadie ha visto nunca críos. Hace vida con su mujer, y otro hombre, más desconocido, que nunca salía de la casa pero que siempre estaba atento a cualquier movimiento en los alrededores. Los Mossos se los llevaron a los tres detenidos.

No es la primera vez que una detención de Àlex provoca una mañana movida en El Poal. En 2009 ya fue detenido por los Mossos d'Esquadra acusado de formar parte de una red de narcotraficantes de cocaína, y el juez que llevaba el caso lo hizo ingresar en prisión preventiva. También la Policía Nacional lo relacionó con unas personas que se dedicaban a la falsificación de billetes.

Pero no siempre fue así. Quienes lo conocen recuerdan que en un principio, Àlex se dedicó a trabajar a una empresa de construcción del pueblo. “Y era trabajador”, apuntan. Después se pasó a otra compañía, que se dedicaba a fabricar casas de madera, pero también lo dejó. Desde entonces, ya no tuvieron más noticias de que trabajara oficialmente, a pesar de que parece que oficiosamente sí que lo hacía.

Los Mossos sacaron ayer de su casa cinco cajas llenas de cuchillos, espadas y machetes. También encontraron algunas plantas de marihuana, después de revolverlo todo e incluso levantar el falso techo. La policía se pasó más de ocho horas dentro del domicilio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS