Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo circularán la mitad de los trenes del metro en el Barça-Madrid

La huelga en el suburbano prevista para este sábado provocará esperas de hasta 38 minutos

Colas en el metro, ayer, por la huelga.
Colas en el metro, ayer, por la huelga.

La huelga convocada por los trabajadores del Metro de Barcelona para hoy provocará retrasos de entre ocho y 38 minutos, pues el servicio se reducirá hasta el 20% de su capacidad, según ha informado este jueves Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). La falta de acuerdo en la negociación del convenio colectivo dificultará una vez más la movilidad en la capital catalana, ya que se trata de la cuarta jornada de paros que la plantilla realiza este año. Esta vez, la protesta coincidirá con el partido entre el Barcelona FC y el Real Madrid, que se jugará en el Camp Nou a las 20.30.

Las horas de paros diferirán según cada colectivo profesional que hay en la empresa municipal, aunque las franjas más críticas serán aquellas en las que pararán los conductores: de 10.30 a 13.00 y de 18.30 a 23.00. Hasta las 18.30, solo circulará uno de cada cinco trenes, lo que ocasionará esperas de entre 29 y 38 minutos según la línea. A partir de esa hora, el servicio se incrementará hasta el 50%. Esto hará que los intervalos se reduzcan a entre 8 y 9 minutos para las líneas 3 y 5; entre 14 y 17 minutos para las líneas 1, 2, 4, 9 Sur y 11; mientras que los usuarios de la L9 Norte deberán esperar unos 23 minutos entre convoyes. El teleférico de Montjuïc y el Tramvia Blau también podrán verse afectados, ya que el mantenimiento de ambos servicios lo realiza el personal de Metro.

TMB ha advertido de que estos servicios mínimos decretados por la Generalitat serán "insuficientes para aborber la demanda normal" que se da en estos horarios durante los sábados, cuando la red suele registrar hasta 350.000 viajes. Como en las pasadas tres jornadas de huelga, la empresa ha recomendado "buscar medios alternativos" de desplazamiento.

El portavoz del comité de huelga, Óscar Sánchez, ha criticado que el Departamento de Trabajo haya tenido en cuenta el partido Barça-Real Madrid a la hora de fijar los servicios mínimos: "Nos parece mal desde el punto de vista ideológico que el derecho a ver un partido de fútbol pase por encima del derecho a la huelga". Ambas partes acudieron el pasado martes a una reunión de mediación en la que no hubo nuevas propuestas y no hay más programadas antes del sábado.

Falta de acuerdo en el convenio

TMB no ha vuelto a convocar al comité de empresa para negociar el convenio desde que la convocatoria de huelga se materializara la semana pasada. El aumento retributivo es el principal punto de conflicto. La empresa ha asegurado haber propuesto incrementos que supondrían un 3,28% hasta 2018. Los trabajadores piden que se empiece  con una subida de 55 euros mensuales este año, algo que TMB rechaza por excederse del 1% que marcan los presupuestos generales del Estado para el presente ejercicio. La plantilla, en cambio, cree que esta medida es posible a través de complementos salariales.

Ante las sospechas de una huelga de celo por parte de algunos ciudadanos, la empresa ha admitido que los trenes circulan a menor velocidad desde hace algunas semanas. Algo que ha provocado que la oferta se reduzca entre un 8% y un 11%, según la línea. El motivo es que los conductores permanecen más tiempo del usual en cada estación "como consecuencia de un cumplimiento demasiado riguroso del reglamento de circulación", según TMB.

Sánchez ha negado que los empleados hayan tomado esta medida para presionar a la dirección en la negociación del convenio y ha asegurado que, por el contrario, es la compañía la que se ha vuelto más estricta. El sindicalista ha explicado que algunos compañeros han sido expedientados por no cumplir el reglamento y que esto ha provocado "miedo" entre la plantilla, que ha optado por seguirlo "a rajatabla" para evitar sanciones. TMB ha afirmado que se plantea "estudiar" esta normativa.