La Casa Bloc recibe a 90 refugiados que ya estaban en Cataluña

Las entidades piden respeto por los nuevos habitantes de la antigua residencia militar

Una trabajadora de la Cruz Roja arregla uno de los cuartos de la Casa Bloc, en Barcelona
Una trabajadora de la Cruz Roja arregla uno de los cuartos de la Casa Bloc, en BarcelonaALBERT GARCÍA

Después de meses de preparación la Casa Bloc, propiedad de la Generalitat, ha abierto este jueves sus puertas para acoger a unos 90 refugiados que ya llevan meses en Cataluña y que están bajo la tutela de las entidades que trabajan con asilados. Se trata de familias y personas solas de procedencias diversas: ucranianos, sirios, iraquíes, eritreos… y que han llegado por el Aeropuerto de El Prat o por el Estrecho. “Estas personas comenzarán a ser vecinos del barrio de Sant Andreu”, ha explicado Gema Sánchez, coordinadora de Accem en Cataluña. Las entidades han pedido respeto para los nuevos habitantes, que comenzarán a llegar en los próximos días.

La Generalitat ha invertido un total de 300.000 euros en la adecuación de dos de las plantas de la residencia. Aún huele a pintura fresca. Allí hay 24 apartamentos dúplex, cuyas cocinas han sido reformadas y dotadas con un mobiliario que proviene de donaciones y de compras que han hecho Cruz Roja y la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado (CEAR), las otras dos entidades encargadas de la residencia. Planchas, televisores, cobijas, colchones, mesas de comedor y sillas...

Enric Morist, coordinador de la Cruz Roja en Cataluña, ha explicado que en los próximos días llegarán los refugiados que ya están en otras plazas habilitadas por las entidades. La idea es que en la Casa Bloc reciban la primera acogida y el apoyo psicosocial necesario. Seis meses después serán enviados a pisos individuales en diferentes sitios de Cataluña hasta que “puedan retornar a sus países”, ha explicado.

“Es el primer ejemplo de cooperación entre las entidades, la Generalitat y el Ayuntamiento”, ha explicado Laia Ortiz, segunda teniente de alcalde de Barcelona. El Consistorio ha puesto personal del distrito de Sant Andreu para que acompañe a las 27 personas de las entidades y a los refugiados en el proceso de acoplamiento con el barrio. Cataluña recibió el año pasado 1.374 peticiones de asilo, ha explicado Ortiz.

Estel·la Pareja, coordinadora territorial CEAR, ha recordado que Cataluña ha aumentado las plazas de acogida casi en un 800%, pasando de las 28 que había en 2015 a las 250 actuales.El Secretario de Migraciones e Igualdad Oriol Amorós y Ortiz han lamentado la negativa del Gobierno central para que Barcelona acoja refugiados al margen del programa de cuotas pactado por Europa y que solo ha reubicado a 18 personas de un total de 15.000. "Es una respuesta poco sensible", ha añadido Amorós, que también ha revelado que la Comisión Europea no ha respondido a la carta del presidente de la Generalitat en la que también se ofrecía para dar 1.800 plazas de asilo. 

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS