Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las entidades avisan: “El tranvía es necesario pero no suficiente”

Plataformas de vecinos y por el transporte avalan el proyecto pero piden más concreción

Imagen de un tranvía de Barcelona en la plaza de Les Glòries.
Imagen de un tranvía de Barcelona en la plaza de Les Glòries.

Al mundo vecinal y de apoyo al transporte público le gusta la unión de las redes de tranvía por la Diagonal que avalan los estudios técnicos del Ayuntamiento de Barcelona. Las entidades dan confianza al proyecto que también es el favorito del Gobierno municipal de Ada Colau, aunque avisan de que esta inversión "es necesaria pero no suficiente", según Ricard Riol, presidente de la asociación por la promoción del transporte público, que lleva 15 años defendiendo la opción del tranvía. En un comunicado bajo el visto bueno de la confederación de asociaciones vecinales de Cataluña, las diferentes plataformas exigen más concreción en el proyecto y que no se olviden otras inversiones como la L10 hasta la Zona Franca.

"Lo queremos todo". Esta es la filosofía que defienden casi 60 entidades sobre el modelo de transporte público del área metropolitana. "Para reducir los niveles de contaminación que se exige hace falta que se hagan todos los proyectos", explica Riol. El aviso de la oposición, que se alió para exigir a Colau que no olvide el compromiso con la línea 10 de metro a la Zona Franca, también está dentro de las reivindicaciones de las entidades sociales.

Otro motivo de alerta es qué pasará con la red de autobuses. En la explicación de los estudios técnicos de este miércoles, la concejala de movilidad, Mercedes Vidal, dijo que el tranvía obligará a reordenar las líneas que compartirán espacio en la avenida con la nueva infraestructura. "Eso que se está diciendo políticamente se tiene que convertir en un plan concreto y ver cómo se combinan", añade Riol. "Queremos que el servicio de bus se cambie de sitio pero que no se quite", explica. "Tanto el tranvía como la nueva red de autobús se tienen que acompañar de medidas de restricción del vehículo privado de ámbito metropolitano", añade el comunicado conjunto de las entidades. Las restricciones de las que hablan son: ampliar las zonas urbanas de atmósfera protegida —un plan de la Generalitat de reducción del tráfico cerca de colegios y otros sitios considerados sensibles—, revisión del sistema tarifario, peatonalizaciones y replantear la coordinación de los semáforos.

Las entidades hacen un llamamiento a no convertir el problema en un arma política. Conscientes de que al proyecto le falta aún el aval de la oposición —Colau solo tiene once concejales de 47—, pero CiU y el PP están directamente en contra y el resto de grupos son reticentes. "Restringir el debate de la movilidad a una trifulca partidista entre bus y tranvía técnicamente superada es no atender a la principal necesidad: reducir 3.500 muertes prematuras anuales en el área metropolitana por contaminación", avisan las entidades.