Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

JxSí y la CUP redactan solos la primera de las leyes de ruptura

La oposición se niega a nombrar portavoces para elaborar la ley de la administración tributaria

Oriol Junqueras (I) junto al presidente Carles Puigdemont (D).
Oriol Junqueras (I) junto al presidente Carles Puigdemont (D).

Junts pel Sí y la Candidatura d’Unitat Popular no han logrado que ningún grupo les ayude a elaborar las leyes de ruptura que pretenden impulsar desde el Parlament. La comisión de Economía ha nombrado este jueves a los portavoces encargados de redactar la primera, relativa a la Administración Tributaria, y el resto de partidos se han negado a escoger a sus representantes. Los independentistas decidieron promover la redacción de las normas por ponencia conjunta -un trámite reservado a leyes cuya necesidad genera unanimidad- pese a las quejas de la oposición y que los juristas del Parlament rechazaban esta vía.

Los diputados de Ciudadanos presentarán este viernes al Constitucional un recurso de amparo en contra de las ponencias conjuntas. A la iniciada hoy se sumarán otras dos normas, relativas al régimen jurídico y a la protección social de la Cataluña independiente. El documento de la formación naranja recoge el criterio de los servicios jurídicos del Parlament, que advertía que las ponencias podían desbordar las competencias del Estatuto y no pueden ser conjuntas porque solo las sustentan dos de los siete grupos parlamentarios. La Mesa del Parlament, con mayoría de Junts pel Sí, hizo caso omiso a la misma reclamación.

De momento, la oposición se ha negado a participar en la redacción de la ley de la administración tributaria. “Estamos en contra, no haremos ningún nombramiento”, se ha limitado a expresar Antonio Espinosa de Ciudadanos. Ha abundado el socialista Òscar Ordeig: “Esta ponencia se está haciendo en contra de los servicios jurídicos del Parlament. No compartimos ni el fondo ni la forma con la que se está haciendo”. Joan Coscubiela, de Catalunya Sí que Es Pot, ha tirado de humor semántico -“más que conjunta, es CUP junta”- antes de lamentar que Junts pel Sí y la CUP quieran “que el resto de grupos le hagan el trabajo”. El ecosocialista ha recordado que la vía habitual para que los partidos desarrollen su actividad legislativa es presentar al pleno de la cámara una propuesta de ley. El PP se ha sumado al resto de partidos: “Es un período excepcional, por lo delirante”, ha lamentado Alejandro Fernández.

La intención de los independentistas es seguir adelante, pese al rechazo del resto de grupos, y presentar un primer borrador de la norma en tres meses. La aprobación definitiva de la ley la quieren postergar hasta el final de la legislatura, en unos 18 meses. Tanto Junts pel Sí como la CUP han invitado a la oposición a sumarse a la redacción: “Se pueden incorporar en cualquier momento a la ponencia redactora”, les ha conminado Antoni Castellà, presidente de la comisión, quejoso con el tono de los diputados de la oposición. Por los anticapitalistas, Eulàlia Reguant ha insistido en invitarlos a discutir las normas de ruptura: “Estamos abiertos al debate”.