Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont quita importancia a la situación de la deuda

Junqueras tilda de “extremadamente complejo” el estado de la economía catalana

El presidente, Carles Puigdemont, al Parlament .
El presidente, Carles Puigdemont, al Parlament .

La deuda catalana aumentó en 2015 en prácticamente 8.000 millones, hasta alcanzar los 72.274 millones de euros, el 35,3% del PIB. La situación no preocupa al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que ayer quitó importancia a las cifras en la sesión de control quincenal en el Parlament a preguntas del líder del PP, Xavier García Albiol. "Está muy preocupado por la deuda de la Generalitat y augura un cataclismo por lo que dirán las agencias de rating, cuando la deuda del Estado es del 100% y no le he oído muy preocupado", le espetó Puigdemont.

Albiol le había afeado su política económica —"menos independencia y más gestionar bien la economía", proclamó— y le había recordado la amenaza que pende sobre la deuda catalana: Standard & Poor's advirtió hace 12 días que estaba revisando a la baja la nota de la economía catalana, ya calificada como bono basura.

Puigdemont insistió en reclamar la aprobación de los Presupuestos a Catalunya Sí que Es Pot y el PSC. El Gobierno está redactando las cuentas y espera el voto favorable de la CUP, pero los anticapitalistas no se lo han puesto fácil y la intención de Junts pel Sí es implicar a más formaciones en los Presupuestos.

El vicepresidente económico, Oriol Junqueras, reclamó los 1.400 millones de la liquidación de 2014, una de las peticiones que hará el viernes al ministro Cristóbal Montoro. Para el responsable de las cuentas de la Generalitat, la situación económica es "extremadamente compleja", y espera que el Gobierno acceda a agilizar los trámites burocráticos de la financiación de las autonomías para poder cuadrar los Presupuestos.