Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay fajos de billetes de 500 euros en el Grupo Popular de Valencia”

Una exasesora del PP aportó al juez el relato la presunta operación de blanqueo

Rita Barbera
Rita Barberá, a la salida de su casa en Valencia, este martes.

Una exasesora del PP valenciano escribió en abril de 2015 en un documento que guardó en su ordenador el relato de cómo le ofrecieron participar en el supuesto delito de blanqueo que el juez Víctor Gómez, instructor del caso Taula, atribuye a cerca de medio centenar de personas del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia. Según la extrabajadora, que es testigo en la causa, después de haber recibido presiones para participar en los hechos por parte de la ex secretaria del grupo, detenida en enero por la Guardia Civil, otro asesor popular, el polémico tuitero Luis Salom, le enseñó billetes de 500 en la calle.

"Hoy jueves 26 de abril, algunos compañeros, como Luis Salom, me han enseñado en plena vía pública, los dos billetes de 500 euros que le han sido devueltos tras haber realizado la transferencia. Me ha hecho partícipe —aun avisándole yo de que no quería saber nada— y me ha comunicado que no sabe cómo gastarlos, que probablemente irá al Corte Inglés, comprará algo muy caro y lo devolverá para, palabras textuales, "limpiar" ese dinero. Me ha comunicado que hay "fajos de billetes de 500" en el Grupo municipal Popular.

El supuesto delito consistió presuntamente, según la fiscalía y la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, en ingresar 1.000 euros en la cuenta del PP valenciano poco antes de las elecciones de mayo pasadas y recibirlas de fondos de origen desconocido. Según creen los investigadores, de una caja b a la que iban a parar las comisiones pagadas por empresas a cambio de contratos públicos. Eso es lo que explica detalladamente a su hijo, en una conversación grabada con autorización judicial, la exconcejal de Cultura María José Alcón, que volvía a ser candidata en los comicios de 2015.

"Todo el mundo es consciente de que se está realizando un presunto supuesto blanqueo", prosigue el relato de la exasesora, que pensó en llevar el escrito a un notario. "Somos alrededor de unas 70 personas entre asesores, secretarias y concejales las que conocemos este asunto. Que yo sepa, a día de hoy sólo cuatro asesores no vamos a pagar".

La exempleada del Grupo Popular afirma que al negarse a participar en los hechos, la ex secretaria del mismo, María del Carmen García Fuster le dio a entender que iba a ser despedida. García Fuester le habría dicho: "No pasa nada, lárgate, en esto se sabe quién está y quién no, espero que sepas lo que estás haciendo". "Lo entendí en referencia a mi futuro laboral, es decir, que ya no contarían conmigo en el próximo mandato. Me fui de su despacho en un estado de nervios terrible e intentando mantenerme íntegra".

La exasesora escribió tras negarse: "Tengo miedo de las represalias, de que me pase algo, de que me recriminen mi actitud por no colaborar, me menosprecien o me vejen de cualquier forma". Y añade: "El cuerpo me pide reaccionar y denunciarlo pero, si de verdad hay un presunto delito detrás, quiero entender que no será fácil demostrarlo y yo no dispongo de recursos suficientes como para enfrentarme sola a un posible pleito".

Más información