Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo no verá a Romeva hasta que el TC se pronuncie sobre Exteriores

La vicepresidenta catalana no lo comparte y vería "normal" una reunión entre los dos

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo (c).
El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo (c).

La comunicación entre los ejecutivos de Rajoy y Puigdemont continúa siendo prácticamente inexistente. Este martes se produjeron contactos entre los responsables de Economía y Hacienda del Gobierno central y la Generalitat, pero en el resto de materias el entendimiento no corrió la misma suerte. La relación entre los responsables de Exteriores, José Manuel García-Margallo por parte de Madrid y Raül Romeva por el lado de Barcelona, se volvió más difícil si cabe. El equipo del ministro respondió ayer por carta a Romeva que no se reunirá con él hasta que el Tribunal Constitucional (TC) se pronuncie sobre la suspensión de las funciones de la Consejería catalana de Exteriores. La vicepresidenta de la Generalitat, Neus Munté, contestó que debería de ser “normal” que ambos se encuentren.

La misiva del ministro está fechada el 17 de febrero, un día después de que el TC admitiese a trámite el recurso del Gobierno. El Ejecutivo de Rajoy le recuerda al equipo de Romeva la suspensión cautelar de las funciones por el mero hecho de haber admitido a trámite el recurso. En opinión de Margallo, esta situación aconseja esperar a que el tribunal resuelva sobre el fondo del asunto para encontrarse, aunque asegura que es su deseo retomar la interlocución.

El jefe de Asuntos Exteriores en funciones aprovecha para recordar a Romeva que, según sus propias declaraciones, la creación de su consejería se inscribe “en la decisión de ir estableciendo estructuras de Estado”, y que ese propósito, “como puede suponer, choca frontalmente con la legalidad española e internacional”. Margallo vuelve a insistir en la misiva que el Gobierno central trabaja por Cataluña y por difundir su lengua y cultura.

La vicepresidenta catalana, Neus Munté, contestó durante la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su Gobierno que “mantener un contacto debe ser normal como lo ha sido siempre”. La vicepresidenta enmarcó la respuesta en las comunicaciones habituales entre Administraciones y restó importancia al asunto. Munté consideró “correcto” que fuera Romeva quien enviara una carta previamente a Margallo para tener contacto, porque considera la bilateralidad necesaria para el día a día de los ciudadanos.

La vicepresidenta defendió que la cartera de Romeva es “absolutamente legal y está dentro del marco competencial” de Cataluña. En este sentido, dijo que no ve argumentos para que el TC acabe anulando la consejería tal y como pide el Gobierno central.El Ejecutivo de Puigdemont ya ha intentado sortear la suspensión cambiando el nombre de “Departamento de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia” por el de “Departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales, Exteriores y Transparencia”. Un matiz con escasos efectos —solo se notará en la documentación— que la Generalitat justificó en que buscaba “seguridad jurídica”. Aunque el consejero, Raül Romeva, soslaya la suspensión y sigue haciendo política exterior, el Gobierno envió alegaciones al alto tribunal y solicitó que se levante el veto.

Más información