La plantilla de Autobuses de TMB rechaza el preacuerdo

Los trabajadores anuncian nuevas movilizaciones

Huelga de autobuses la semana pasada.
Huelga de autobuses la semana pasada.Albert Garcia

Los trabajadores de Autobuses de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) han votado este lunes en contra del preacuerdo de convenio colectivo alcanzado por los sindicatos mayoritarios —UGT, CC OO y SIT— y han reabierto el otro conflicto laboral al que se enfrenta la empresa municipal, que tampoco ha arreglado sus diferencias con la plantilla de Metro. Esta es la segunda vez que los empleados de Autobuses rechazan un borrador, ya que otro referéndum tumbó el conseguido el pasado mes de noviembre.

La crisis de movilidad provocada la semana pasada durante el Mobile World Congress por la huelga de la plantilla de Metro podría haber sido de mayor dimensión si los empleados de Autobuses hubieran acatado los paros parciales a los que estaban convocados. Sin embargo, solo el 31% de los conductores lo hizo según TMB. El seguimiento fue incluso menor durante la semana del 15 al 19 de febrero: un 17%. Una actitud que hizo pensar a los sindicatos firmantes que esta vez sí se aprobaría el texto.

Los paros fueron convocados por las agrupaciones minoritarias: CGT, Actub, COS, USOC, PSA, CNT y BS. La primera ha asegurado en un comunicado que la diferencia entre el primer preacuerdo y el segundo eran "pequeños cambios formales dirigidos a hacerlo más atractivo a la plantilla" pero que "seguía sin recoger ninguna de las reivindicaciones acordadas en las masivas asambleas generales". El sindicato también ha denunciado que su redactado "volvía a blindar las condiciones económicas y de beneficios sociales de los directivos y trabajadores fuera de convenio".

Fuentes de CC OO han explicado que las reivindicaciones son muchas y divididas. Por ejemplo, algunos piden que el aumento salarial se aplique también en los sueldos de 2015 —la vigencia del convenio sería de 2015 a 2018—, otros quieren que los horarios partidos no se extiendan tanto —hay un máximo de tres horas intermedias—.

CGT ha anunciado más movilizaciones y asegura que las reivindicaciones son acabar con la precarización laboral, defender el transporte público, recuperar el poder adquisitivo, mejorar los sistemas de descanso y que todos los trabajadores sean incluidos en el convenio. Hasta ahora, los puestos de mayor categoría están excluidos y la última versión del preacuerdo incluso contenía un artículo con una lista de cargos a los que este no se aplicaría. Las partes llevan más de un año negociando.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS