Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las negociaciones sobre la huelga de Metro acaban sin acuerdo

Los empleados decidirán este jueves en una asamblea si aceptan la propuesta de la empresa

Huelga en el Metro de Barcelona
Usuarios apelotonados en los andenes durante la huelga de metro.

La larga negociación entre Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y los trabajadores de Metro para evitar una huelga durante el Mobile World Congress (MWC) han acabado la noche de este miércoles sin acuerdo. El comité de empresa presentará este jueves en asamblea a la plantilla —compuesta por 3.700 personas— la última propuesta de la empresa y la someterá a votación. Fuentes de CGT, el sindicato mayoritario en la compañía, han asegurado que "lo más probable" es que esta sea rechazada por los empleados.

De momento, se mantiene la convocatoria de paros de 24 horas los próximos 22 y 24 de febrero, fechas que coinciden con la primera y la penúltima jornada del congreso de móviles. Las reuniones de mediación comenzaron el martes de la semana pasada y se han interrumpido y reanudado hasta este miércoles, con una sesión que empezó a las 10:30 y finalizó después de las 21:30. El principal punto de conflicto es la situación de los colectivos de relevistas, trabajadores de la bolsa de verano y empleados contratados a tiempo parcial. La dirección ha ofrecido incrementar las jornadas de un centenar de ellos, pero el comité ha decidido no firmar el preacuerdo al ver que "se retiraban puntos" del documento en el último momento.

La plantilla ya protagonizó un paro de cinco horas el pasado 2 de febrero para "desbloquear" la negociación de su convenio colectivo. La medida fue apoyada por el 65% de los empleados, lo que provocó el cierre de accesos en varias estaciones y retrasos de hasta 40 minutos en los trenes. Una huelga durante el MWC no solo tendría una afectación mucho mayor por el incremento del número de viajeros durante estas fechas, sino que generaría una imagen negativa ante los organizadores del evento, que llevan años esperando la conexión por metro entre el aeropuerto de El Prat y Fira Barcelona, el recinto que acoge el congreso. Una reivindicación que se hará realidad este año a través de la L9.