Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont se plantea hacer una consulta sobre Barcelona World

El president tilda el plan de sostenible y estudia interpelar a los ciudadanos si lo quieren

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a su llegada a la reunión semanal del ejecutivo catalán.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a su llegada a la reunión semanal del ejecutivo catalán. EFE

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, se está planteando celebrar una consulta en Tarragona para que sean los ciudadanos quienes decidan el futuro del controvertido complejo Barcelona World, que está aprobado ahora en fase inicial. El president afirmó este martes por la noche que el territorio que está afectado debería poder decidir sobre la suerte del centro recreativo. "Es un proyecto que ha ido avanzando y madurando. No se trata solo de un macrocasino: solo en un 6% de su superficie habrá dos casinos y el resto es un complejo de turismo de negocios. ¿Lo podemos ajustar un poco? Quizás si", ha dicho señalando incluso que, si se llegó a aparcar, fue por respeto al proceso electoral.

La CUP es leal y corresponsable al acuerdo firmado. ¿Por qué voy a sospechar de que no lo va a cumplir", se pregunta Puigdemont

En una entrevista en 8TV, Puigdemont ha calificado BCN World de proyecto de "sostenible" y ha recordado que la zona está castigada por el paro por la pérdida de puestos de trabajo en las químicas en Vila-seca y Flix. "El centro generaría miles de puestos de trabajo y hay parte del territorio que lo quiere", ha insistido. Puigdemont ha revelado que hoy mismo mantendrá una reunión con un delegado de la empresa Hard Rock Cafe, uno de los principales promotores de complejo y ha apelado a la necesidad de buscar el consenso con relación al complejo. "No podemos perder esta oportunidad y la tenemos que trabajar", ha señalado.

La CUP exigió durante las negociaciones para desatascar la investidura la paralización del proyecto Barcelona World, ahora aprobado en fase inicial y pendiente de las alegaciones. El Ejecutivo catalán lo tiene sobre la mesa para lograr el mayor consenso posible en el propio gabinete al oponerse Esquerra al proyecto. Y también para no irritar a la izquierda anticapitalista. En cualquier caso, Puigdemont ha afirmado que el acuerdo con la CUP se limita a los puntos que otorgan estabilidad parlamentaria y, por tanto, queda excluido el freno a Barcelona World. Neus Munté, consejera de la Presidencia, ya avanzó ayer por la mañana que el plan no estaba sujeto a pacto alguno.

Cataluña sufre una presión fiscal muy alta. El margen de nuevos ingresos no puede venir de ahí", dice en alusión al impuesto de sucesiones

Puigdemont ha destacado, paralelamente, que no tiene el menor duda de que la CUP cumplirá el acuerdo de estabilidad parlamentaria y ha recordado que el documento se firmó con esa organización y no con Endavant, una de las corrientes más poderosas de la CUP contraria al pacto. "La CUP sabe que la arquitectura de la legislatura descansa en esa estabilidad parlamentaria", ha señalado. "¿Por qué voy a sospechar de que no lo van a cumplir? Ellos lo ha firmado para cumplirlo. Es leal a ese cumplimiento y corresponsable". Con todo y pese a reconocer que le "incomodó" bastante más el acuerdo que firmó CiU con el PP, Puigdemont ha avisado de que no se plegará ante la exigencia de los anticapitalistas de no pagar la deuda: "Las deudas están para cumplirlas. Somos un país serio. Otra cosa es renegociar los intereses". En ese sentido, ha avanzado que no piensa modificar al alza el impuesto de sucesiones. "El margen de ingresos no tiene que venir por ahí", ha remarcado.

Da igual que haya un Gobierno del PSOE y Podemos. Los socialistas no han federado nada", afirma

Su plan es inamovible: trabajar los 17 meses que restan de legislatura para preparar las estructuras de Estado para que los ciudadanos puedan decidir votando si quieren o no que Cataluña se convierta en un Estado independiente. "¿Los plazos? La independencia no es una ciencia exacta. Hay circunstancias que no dependen de nosotros que nos pueden alterar por encima o por abajo", ha dicho. Puigdemont ha señalado que espera que tres cosas de futuro Gobierno español: que sea sólido; que "alguien se ponga al teléfono" y ha avisado de que no renunciarán a ejercer "hasta el último día" las competencias estatutarias. Y ha dejado claro le es indiferente que haya un gobierno del PP o del PSOE y Podemos -"No han federado nada; mínimamente no nos interesa", ha ironizado- y ha revelado de que  Pedro Sánchez no tendrá garantizado ni siquiera la abstención de Democràcia i Llibertat en el caso de que quieran retirar las querellas por el 9-N: "Fue un inmenso error y no hay precio que lo compense".