Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento paraliza la Ciudad de la Seguridad diseñada por Botella

El concejal Barbero afirma que se trataba de un proyecto "megalómano" en mitad de la Casa de Campo

El Ayuntamiento de la capital, presidido por Manuela Carmena (Ahora Madrid), anunció esta mañana la paralización del proyecto bautizado por el anterior gobierno municipal de Ana Botella (Partido Popular) como Ciudad de la Seguridad, que pretendía concentrar las sedes de la Policía Municipal, los Bomberos y otros servicios de emergencias en los recintos feriales de la Casa de Campo. “La seguridad de la ciudadanía no depende de proyectos megalómanos”, afirmó el concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.

 El gobierno municipal de Ana Botella proyectó concentrar en un mismo sitio las direcciones generales de Policía Municipal, Emergencias y Protección Civil; la Jefatura de Bomberos; y el Centro Integrado de Seguridad y Emergencias (CISEM). Eligió para ello los recintos feriales de la Casa de Campo, un puñado de pabellones e instalaciones anticuadas y con graves problemas de seguridad que serían reformados por completo para su nueva función.

La primera fase del proyecto se aprobó en marzo de 2014. Se iniciaron entonces las obras en varios edificios para albergar la Jefatura de Bomberos y la dirección general de Policía Municipal. Además, se acondicionó otro inmueble para trasladar la dirección de Emergencias. Tras la mudanza de esos organismos, ahora están en obras otros dos inmuebles; estaba previsto finalizar estas actuaciones en marzo de 2016.

La última fase del proyecto preveía la reforma del edificio bautizado como Teatro VIII para acoger al CISEM; el edificio Hexágonos para la subdirección general de Bomberos; y el Cubo para la secretaría general técnica de la Concejalía de Seguridad.

El pasado verano, el gobierno municipal creó un grupo de trabajo para revisar este proyecto, que concluyó que “no es viable” trasladar el CISEM a esa ubicación por sus limitaciones urbanísticas.

Según Barbero, integrar todos estos servicios en un solo lugar es una decisión “que no está avalada por los profesionales ni por los expertos en seguridad y emergencias. Más bien responde a una operación de marketing que obedece a una forma de hacer ciudad a golpe de megaproyectos”.

Así, los 3,3 millones pendientes de gastar en este proyecto se dedicarán a “otros fines acordes al espíritu de la Casa de Campo”, entre ellos “la promoción de los espacios verdes de recreo, cultura, ocio y deporte; del fomento de la actividad ferial; y del valor patrimonial y arquitectónico de los edificios existentes”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información