Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas luchan por un corredor verde en el suroeste

Solo Villaviciosa y Alcorcón han apoyado un pasillo que una la Casa de Campo con el Parque del Curso Medio del Guadarrama

Senda ecológica desde la Casa de Campo hasta el Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama. Ampliar foto
Senda ecológica desde la Casa de Campo hasta el Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama.

Ecologistas en Acción pide a las instituciones un corredor ecológico de conexión entre la Casa de Campo y el Parque Regional del Curso Medio del Manzanares, que afectaría a unas 2.500 hectáreas. De momento, se han implicado dos de los municipios por donde discurriría: Alcorcón y Villaviciosa de Odón. Ahora queda convencer a Madrid y al Gobierno regional. La iniciativa, que nació en respuesta a Eurovegas –un proyecto ya desestimado–, se ha convertido en una lucha por la protección definitiva de estos terrenos.

El corredor ecológico propuesto por los conservacionistas une Madrid con el arroyo de la Madre que comunica con el Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama, en el término municipal de Villaviciosa de Odón, donde finalizaría. Arranca en la Casa de Camp, y se adentra en el campo, tras dejar atrás la estación de Metro Colonia Jardín. A pocos metros aparece el humedal del Valchico-Meaques (en Pozuelo) y Los Retamares (antiguo campo militar). Después conecta con Venta La Rubia (en Alcorcón), un lugar elegido por Félix Rodríguez de la Fuente para rodar escenas de cetrería. De ahí sigue camino del parque forestal de Villaviciosa de Odón.

El entorno dispone en la actualidad de una importante red de caminos y vías pecuarias. Ciclistas procedentes de lugares como Griñón, Getafe, Fuenlabrada, Villaverde, Villaviciosa, Boadilla, Madrid, entre otros municipios, conocen bien sus recovecos. Los ecologistas advierten de que, a pesar de que el proyecto de Eurovegas se desestimó, la “amenaza urbanizadora continúa ahí, latente, porque son más de 2.500 hectáreas sin protección”. En su opinión, no es necesario agredir al medio natural para promover el uso social y económico de dicho espacio.

Un humedal maltratado

La laguna que forman los arroyos Meaques y Valchico en Pozuelo, forma parte del corredor ecológico. A pesar de sus valores ambientales sufre múltiples agresiones, denuncian desde el colectivo Entorno Meaques-Retamares. El grupo ha denunciado que el Canal de Isabel II corta el aporte de agua a la laguna en ocasiones. El organismo dice, sin embargo, que no cuenta con ninguna instalación que vierta agua al arroyo. La Confederación Hidrográfica del Tajo señala a las pocas lluvias como responsables.

La última especie que se ha detectado en el humedal es la gineta. También hay ánade real, pato colorado, martín pescador, garza real, galápago leproso, mochuelo, lechuza, cárabo, entre otras especies. En septiembre se detectó visón americano, una especie invasora.

“Puede parecer complejo, pero es la única salida que le queda a Madrid sin urbanizar y cuenta con espacios públicos del Ministerio de Defensa, dos cuestiones que facilitan la actuación”, explica Juan García de Ecologistas en Acción. También se puede aprovechar el parque lineal del arroyo Butarque.

De momento, el proyecto ha conseguido infiltrarse en las agendas políticas de Villaviciosa de Odón y Alcorcón, pueblos donde el pleno ha aprobado una moción de adhesión a la causa. En el primero, por unanimidad; en el segundo, con más reticencias, debido a la indefinición del proyecto, argumentaron algunos de los grupos políticos. En Alcorcón votaron a favor Ganar Alcorcón y PSOE, se abstuvieron Ciudadanos e IUCM y se opuso el PP.

La actuación va más allá de crear un simple camino. Los ecologistas pretenden que se defiendan los valores naturales del entorno afectado. “Por ejemplo, queremos conseguir la declaración de parque forestal para la zona de los Retamares, lo que llamamos el Cabañeros madrileño”, comenta García.

No hay que dejarse engañar por el aspecto, un tanto ralo de árboles y que asemeja a un erial, de algunos de los lugares que atraviesa el corredor. “Es un mosaico de hábitats diversos”, aclaran los conservacionistas. En total existen en el área 143 especies animales y es lugar de campeo del milano real, el aguilucho, la cigüeña y otras rapaces.

En cuanto a la flora, el retamar de Venta La Rubia es uno de los mejor conservados de la región. Allí nacen el arroyo Butarque, tributario del río Manzanares y el arroyo de la Madre. En el término municipal de Alcorcón se despliega un paisaje agrícola, de cereal y viñedos, que en el futuro corredor se mantendría. “Y todavía queda alguna encina, representante del paisaje de bosque mediterráneo autóctono”, añade García. Motivos más que suficientes, dicen los conservacionistas, para no desaprovechar la oportunidad de conectar de forma ecológica todos estos puntos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram