Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los técnicos de Movistar marcharán 800 kilómetros contra la precariedad

El colectivo recauda dinero para devolver "la solidaridad" recibida durante la huelga

Un centenar de técnicos de Movistar ocupan el Mobile World Center en Barcelona.
Un centenar de técnicos de Movistar ocupan el Mobile World Center en Barcelona.

Los técnicos que dan mantenimiento a la red de Movistar a través de contratas y subcontratas han decidido retomar las movilizaciones y esta vez marcharán 800 kilómetros desde Bilbao a Barcelona del 19 al 22 de febrero para denunciar "la precariedad laboral y social". El colectivo protagonizó el año pasado una huelga estatal que en Cataluña se extendió durante 75 días entre abril y junio. Seis meses después, denuncian que "el acuerdo de mínimos" pactado entre CC OO, UGT y la patronal del sector no se cumple y que al menos 60 de sus compañeros fueron despedidos como represalia por el paro.

El portavoz de la llamada Marea Azul, Aitzol Ruiz de Azúa, ha asegurado que la situación de los empleados y los autónomos en los que las contratas delegan las instalaciones y reparaciones de líneas es "drástica". Pero que el colectivo aún no se ha recuperado de la huelga, por lo que ha optado por otra forma de "luchar".

Los técnicos echaron mano durante el paro de un préstamo de la cooperativa Coop57, que financia proyectos sociales. Ahora quieren devolverlo antes de plantearse la posibilidad de otra huelga, por lo que han creado una cuenta de micromecenazgo que en pocos días ya ha recaudado más de 50.000 euros. El objetivo es conseguir al menos el doble de esta cifra en los siguientes 32 días, ya que también quieren habilitar una "caja de resistencia" que pueda ser utilizada por cualquier otro colectivo que la necesite para protestar por sus condiciones laborales. "Hay mucha gente que no puede levantar la cabeza porque no dispone de los medios", ha explicado otro portavoz, Javier Marco.

"Durante la huelga, aprendimos que no estábamos solos en esta lucha, sino que la precariedad estaba sembrada en todos los ámbitos de la sociedad. Por eso, queremos devolver la solidaridad recibida", ha afirmado Ruiz de Azúa. La marcha, bautizada como Correscales, partirá de Bilbao porque la ciudad tiene un valor simbólico para quienes participaron en la huelga, ya que allí la mayoría de técnicos que protestó consiguió integrarse en la plantilla de las contratas, según han explicado. 80 personas recorrerán 800 kilómetros hasta llegar a la capital catalana el mismo día en que comienza el Mobile World Congress. Precisamente fue en la sede del Mobile World Center —en la tienda más emblemática de Movistar— donde su reivindicación tomó fuerza el año pasado, cuando la ocuparon durante una semana.