Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta acredita el aumento de familias con dificultades económicas

El porcentaje de gallegos de entre 25 y 34 años que no tiene ingresos y vive con sus padres sube 14 puntos desde 2007

El desempleo y los recortes salariales de la Gran Recesión siguen haciendo mella en Galicia. La Encuesta Estructural a Hogares que cada año realiza el Instituto Galego de Estatística (IGE) de la Xunta revela que un 57,9% de las familias gallegas llega con dificultad o mucha dificultad a fin de mes, según datos de 2014, los últimos disponibles. Este porcentaje supone una subida de 0,88 puntos con respecto a 2013. En este tiempo, los ingresos medios mensuales de los hogares de la comunidad se incrementaron, aunque solo un 0,26%, hasta situarse en 1.915 euros.

El 50% de los hogares gallegos ingresa cada mes menos de 1.640 euros y en la mitad del territorio el dinero que entra en las casas ha disminuido, con un descenso del 2,05% en Ourense y del 0,59% en Pontevedra. Según los datos hechos públicos este martes por el IGE, casi una tercera parte de las familias vive exclusivamente de prestaciones públicas, una cifra que en el caso del a provincia ourensana roza el 40%. Entre las ciudades, los residentes con una media más elevada de ingresos son los de Lugo (2.211 euros) y Santiago (2.210), mientras que a la cola están Vigo (2.007) y Ferrol (1.895).

El 22,11% de los gallegos estaba en 2014 en riesgo de pobreza o exclusión social y, aunque este dato supone un descenso de 0,72 puntos en comparación con 2013, se produce un importante incremento en una franja de edad delicada. Los ciudadanos con entre 50 y 64 años, este índice aumenta 1,79 puntos.

La Encuesta Estructural a Hogares dibuja una Galicia cada vez más envejecida y donde las personas que viven solas no dejan de aumentar. Son ya un 20% los hogares formados por un solo miembro y buena parte de ellos se concentran en Ourense y Lugo. Un 22% de las familias estaban en 2014 integradas por personas de más de 64 años, un 2,07% más que en 2013. En el 76% de las casas no reside ningún menor de 16 años, un porcentaje que en la provincia de Ourense sube al 81%. El 91% de las familias gallegas no tiene entre sus integrantes ningún pequeño de menos de 5 años.

El estudio recoge que el 61,26% de los jóvenes gallegos de entre 18 y 34 años vive con sus padres. Entre los 18 y los 25 años un 61,45% lo hace sin tener ningún tipo de ingreso y entre los 25 y los 34 años esa cifra es del 32%. Es precisamente en estas circunstancias, en los jóvenes que siguen en casa de sus progenitores sin ganar un euro, donde se perciben los estragos de la crisis económica de los últimos años en el empleo juvenil. Según el IGE, desde 2007 las personas de entre 18 y 25 años en esa situación han subido 11 puntos; entre 25 y 34 años el incremento ha sido de 14.