Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se amputa la mano y simula un accidente para cobrar el seguro

El fiscal pide seis años de prisión por un delito de estafa

Fingió un accidente de tráfico, se amputó la mano derecha y la dejó dentro del coche. Luego le prendió fuego al vehículo, se hizo un torniquete y esperó a que acudieran los servicios de emergencia. Todo con la intención de cobrar varias pólizas de seguro que tenía contratadas. Son las conclusiones provisionales del fiscal del juicio iniciado este lunes en la Audiencia Provincial de Castellón en el que se determinará si el acusado es culpable de un delito continuado de estafa. Solicitan hasta seis años de prisión, 3600 euros de multa y una indemnización de casi 335.000 euros para las aseguradoras.

Los hechos sucedieron en diciembre de 2007 en la carretera que une Nules con Moncofa (Castellón). Según el relato del fiscal, el acusado tiró su coche por un terraplén lateral a la vía y colocó una barra metálica cercana al volante. Después se amputó la mano con algún objeto cortante y la dejó frente al asiento del copiloto para, posteriormente, incendiar el vehículo. A causa del siniestro, cobró cerca de 335.000 euros correspondientes a varias pólizas de seguros.

El acusado se ha negado este lunes a responder las preguntas de las partes, por lo que se ha leído la declaración que realizó en la fase de instrucción. En ella reconocía tener varios contratos con diferentes aseguradoras, pero negaba la estafa y la amputación intencionada de la mano, que atribuía a un corte con la barra metálica.

Durante la primera sesión del juicio ha declarado el detective privado que llevó la investigación a instancias de las aseguradoras. El testigo ha explicado que antes del accidente al acusado le habían embargado la vivienda y no tenía trabajo. El agente de Policía Local que acudió al siniestro en primer lugar, también testigo en la sesión de este lunes, ha descrito que encontró al herido “tumbado, tranquilo, con un torniquete y fumando un cigarro”. Por último, el agente de la Guardia Civil que investigó el escenario tras el accidente ha explicado que no encontró muestras de frenada en la calzada.

Más información