Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las personas sin hogar en Barcelona ascienden a 2.800

Casi 700 vecinos duermen a la intemperie en la ciudad

Personas sin hogar en una calle de Barcelona. Ampliar foto
Personas sin hogar en una calle de Barcelona.

Son, al menos, 2799 las personas sin hogar que viven en Barcelona. La Red de Atención a personas sin hogar (XAPSLL) ha constatado en un estudio diagnóstico realizado a pie de calle en la ciudad que el número de sin techo se mantiene estable durante los últimos años pero con una ligera tendencia al alza (en 2014 eran 2.700). Con todo, los expertos han alertado de que "hay algo que escapa" e intuyen que, ante la situación de "emergencia habitacional que hay en Barcelona", la cifra de personas sin hogar es más alta.

No hay un perfil de persona sin hogar y tampoco se engloban en este colectivo exclusivamente las personas que viven en la calle. También la gente que habita en asentamientos con malas condiciones habitacionales (solares, naves, etc.) o las que están viviendo en pisos de acogida y albergues entran dentro del conjunto de personas sin hogar. Los expertos han alertado, en cambio, que las series estadísticas excluyen de la radiografía otras situaciones vinculadas directamente a la emergencia habitacional, como "las personas que padecen infravivienda, las que viven bajo amenaza de desahucio o en una vivienda masificada".

De todos los sin techos registrados este año por la XAPSLL a partir de los recuentos que hace el Servicio de Inserción Social (SIS), 693 duermen a la intemperie. Esta cifra es inferior a la registrada por la fotografía fija realizada por la Fundación Arrels el pasado mayo, cuando contó 892 vecinos que no tenían donde vivir y dormían en la calle. El investigador Albert Sales, coordinador del informe de la XAPSLL, ha aducido esta diferencia a las distintas formas para contar los casos. "Son metodologías distintas. Arrels hace una foto fija de una noche concreta y el SIS hace un trabajo de seguimiento. En el recuento del SIS no entran, por ejemplo, personas que están de paso por la ciudad", ha apuntado. El experto ha asegurado que, muy probablemente, la cifra de personas que duermen en la calle ronde las 900 personas.

El informe de la XAPSLL también recoge que son 434 las personas que viven en asentamientos (equipamientos o estructuras no adecuadas) y 1.672 los sin techo realojados en recursos asistenciales de la XAPSLL. Esta última cifra pone de manifiesto un incremento de los recursos sociales para atender a este colectivo porque en 2014 eran unas 100 personas menos las que utilizaban alguno de estos servicios. El Ayuntamiento dispone actualmente de 14 pisos de titularidad municipal y 10 cofinanciados con la Fundación Rais.

La segunda teniente de alcalde y responsable de la cartera de derechos sociales, Laia Ortiz y el mismo Sales han insistido en que las políticas de vivienda "no pueden dar la espalda" a las políticas para asistir a las personas sin hogar. Son dos caras de la misma moneda. "La asistencia a gente sin hogar no puede estar alejada de las políticas para combatir la emergencia habitacional", ha indicado Ortiz. La regidora ha avanzado que el Ayuntamiento prevé aumentar el presupuesto en estas partidas para 2016 (500.000 euros) y poner en funcionamiento medio centenar más de pisos de acogida para ampliar la red de asistencia. Además, el consistorio ha pedido a la XAPSLL que detecte personas para formar un comité de expertos para asesorar las políticas municipales.

Mujeres sin hogar

La XAPSLL dedica una mención especial a las mujeres sin hogar por la gravísima situación de exclusión social y el deterioro de salud que padecen. Pese a que son muchas menos mujeres que hombres las que están en la calle (sólo el 10%) y también las que usan los recursos asistenciales (un 20%), el informe alerta de que están "en una situación de mayor vulnerabilidad y riesgo para su integridad física. "De las 56 personas sin hogar que entrevistamos, sólo dos eran mujeres. Ellas presentan un deterioro psicológico muy alto y viven unas circunstancias más duras por el miedo a las agresiones y la presión social que sufren", ha advertido Sales.

El investigador ha indicado que, aunque ellas son menos en la calle, son más entre el colectivo global de personas sin hogar. La proporción de mujeres en exclusión habitacional se eleva según el recurso asistencial al que acceden: son el 10% en la calle, el 14% en centros de primera acogida, el 20% en recursos residencial de media o larga estancia, el 23% en pisos de inclusión y el 31% en pisos o viviendas de alquiler financiadas por entidades o servicios sociales. Sales sostiene que la representación femenina "es mucho mayor" en las situaciones de exclusión residencial sobre las cuales no se dispone de ningún conocimiento estadístico exacto.