Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ciudad en vilo por la polución

Miles de madrileños han permanecido tres días atentos a las mediciones de calidad del aire en la web del Ayuntamiento, que este jueves activará el escenario 2

Reducción de la velocidad en la M-30 por la alta contaminación.
Reducción de la velocidad en la M-30 por la alta contaminación.

Como muchos madrileños, Beatriz Molina lleva tres días pendiente de las mediciones de calidad del aire en la web del Ayuntamiento. Vive en la zona norte de la ciudad y usa el coche cada mañana. Lleva a su hijo al colegio y luego acude a su puesto de trabajo, una clínica privada en pleno corazón de Madrid. La entrada del escenario 2 por la contaminación atmosférica, que prohíbe aparcar vehículos en el centro, trastocará sus horarios. No solo deberá levantarse más temprano, también tardará más tiempo en llegar a su destino. Sin embargo, lo que más le está afectando estos días es la falta de sueño. "Apenas duermo porque, como no sabes cuándo van a saltar las alarmas, tienes que trasnochar para conocer si al día siguiente puedes coger el coche o hay que dejarlo en casa". Este miércoles no le ha hecho falta aguantar tanto, ya que el Ayuntamiento ha anunciado pasadas las 21.30 que para este jueves queda activado el escenario 2, como resultado de tres días consecutivos de altos índices de polución.

Con el actual protocolo anticontaminación, aprobado por Ana Botella (PP) en marzo de 2015, el escenario 2 se activa cuando dos medidores de la misma zona registran, durante dos horas consecutivas y dos días seguidos, niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) superiores a los 250 microgramos/m3 (200 si se da por tercer día consecutivo). Los datos suelen conocerse a última hora, un proceso natural que se debe a la acumulación durante toda la jornada de los gases, sobre todo de los coches diésel, los más contaminantes.

“La inversión térmica sucede por la noche, a pesar de que el foco de emisión (los vehículos) transite durante el día”, ha explicado este miércoles Paz Valiente, directora de Sostenibilidad y Control Ambiental en el Consistorio. La alarma salta de forma automática cuando se sobrepasa el límite en dos de las 25 estaciones, y eso no se puede prever, por lo que hay que estar pendiente de las cantidades que arrojan los medidores, no del reloj.

El pasado 11 de noviembre se anunció a las 22.00 que el día siguiente Madrid entraba en el escenario 1 del protocolo y, por tanto, se establecía una limitación de 70 kilómetros por hora para circular por las vías de acceso a la capital. El 13 no se activó hasta medianoche el escenario 2, que prohibía aparcar en el centro. El 30, a las 22.00, se informaba de que se activaba el nivel 1 el día siguiente. A lo largo de ese día, el Ayuntamiento reiteró las “altísimas posibilidades” que existían de activar el escenario 2 la jornada siguiente. Las previsiones no se cumplieron y se prolongó por segundo día consecutivo el escenario 1. Era medianoche y muchos conductores ya se habían ido a la cama convencidos de que no podrían estacionar su vehículo en el centro de la ciudad.

Que por tercer día consecutivo dos estaciones de la misma zona (de las cinco en las que se divide Madrid) hayan superado índices de 200 microgramos/m3, ha llevado a las autoridades a prohibir aparcar en el centro (la segunda vez en tres semanas), excepto contadas excepciones (residentes y transportistas). Así se fija en el protocolo actual. Los conductores, esta vez, han podido conocer antes de irse a la cama cómo se presenta las restricciones al tráfico este jueves, dándoles un margen de maniobra algo mayor que en anteriores ocasiones.

Las incógnitas para aquellos que vienen al centro en automóvil particular están próximas a terminar. El Consistorio pretende cambiar el protocolo actual por un nuevo reglamento anticontaminación. Ya existe el borrador, del que se están estudiando las alegaciones. El día 10, el Ejecutivo local ha convocado una mesa de expertos (en la que también estarán los partidos políticos) para estudiarlas. Luego, el texto volverá a pasar por la Junta de Gobierno para su aprobación, que se producirá en “un máximo de tres semanas”, ha subrayado este miércoles Marta Higueras, alcaldesa en funciones. El objetivo es cerrar el año con un nuevo protocolo, aunque para ello haya que convocar un pleno extraordinario.

El nuevo protocolo tendrá carácter preventivo y permitirá conocer con 24 horas de antelación las medidas que se van a tomar respecto a la contaminación. Ni siquiera será necesario llegar a los 250 microgramos/m3 para activar la alerta: bastará que los niveles lleguen a los 180 en dos estaciones, que ya tampoco tendrán que ser de la misma zona.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información