Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘hombre cigüeña’ irrumpe en el pleno de Lleida

El pleno del Ayuntamiento desestima declarar a las cigüeñas aves de interés local

El 'hombre Cigüeña' en la sala de plenos de la Paeria
El 'hombre Cigüeña' en la sala de plenos de la Paeria

Un activista disfrazado de cigüeña irrumpió ayer por la mañana en el pleno del Ayuntamiento de Lleida de común acuerdo con el secretario general de la entidad ecologista Ipcena, que en esos momentos defendía una moción con la que reclamaba que las cigüeñas de la capital del Segrià fueran declaradas bien patrimonial ambiental de interés local.

El representante de Ipcena Joan Vàzquez volvió a denunciar la actuación realizada a principios de noviembre por el Obispado de Lleida, que retiró los nidos de cigüeña del tejado de la Catedral Nova. El ecologista considera que la Generalitat no debía haber dado permiso para hacer esta acción, ya que “el artículo 33 de la Ley de protección de los animales asegura que de los pájaros migratorios deben preservarse su zona de descanso y reproducción”.

Ipcena asegura que denunciará los hechos y justifica "Hemos estado 30 años para ganar la sentencia con la que hemos expulsado los aviones del aeródromo de Alfés y haremos los mismo ahora con los nidos de la catedral por que lo que defendemos es justo y legal”.

Vàzquez presentó una moción con la que pretendía dar a las cigüeñas una “protección de interés natural local”. A la lectura del texto acudió uno de los miembros de la entidad ecologista disfrazado de cigüeña y comenzó a caminar por la sala. “El alcalde, el socialista Àngel Ros, le exigió que no estuviera en mitad de la sala de plenos y, con tono autoritario, le pidió que se fuera a la bancada, sin duda le ha molestado el impacto mediático que buscábamos”, señalaron desde Ipcena.

Tras la defensa del representante ecologista, el plenario desestimó la moción con los votos en contra del PSC (8) y C’s (4), la abstención del PP (2), ERC (3) y CiU (6) y los únicos votos favorables de la CUP (2) y el Comú de Lleida (2).

“Ha habido un poco de espectáculo, pero esto le da un poco de alegría al aburrimiento de los plenos. Nos tendría que llamar cada día”, ironizó Vàzquez que asegura que no se dará por vencido en la defensa de las cigüeñas.