Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La concesionaria de Castor dice que los terremotos fueron coincidencia

El presidente del consejo de administración niega relación con la inyección de gas

El presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, hoy en los juzgados de Vinaròs.
El presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, hoy en los juzgados de Vinaròs. EFE

El presidente del Consejo de Administración de Escal UGS, empresa concesionaria del Proyecto Castor, Recaredo del Potro, ha atribuido este lunes los terremotos registrados en la zona de Vinaròs a ‘una coincidencia en el tiempo con la inyección de gas’, y ha rechazado cualquier conexión con los movimientos sísmicos. El representante de la concesionaria ha declarado ante el juzgado de Instrucción número 4 de Vinaròs que investiga presuntas irregularidades en la tramitación de los permisos de Castor, un almacén de gas situado frente a la costa de Vinaròs ( Castellón).

El abogado la Asociación Nacional Arca Ibérica, que ejerce de acusación popular, Jorge Casal, ha explicado que en su declaración Del Potro ha negado que los terremotos tuvieran “ningún riesgo para las personas, ya que el nivel de intensidad era de tres”. De hecho, según Casal, el responsable de la empresa concesionaria ha comparado el tipo de temblor que se registró en la zona “con las vibraciones de una fachada cuando pasa un camión por delante”. “Como era de esperar, Recaredo del Potro ha eludido cualquier responsabilidad de la empresa y ha dicho que desde un primer momento Escal hizo los estudios de sismología que le fueron requeridos”, ha asegurado el letrado. Por otra parte, Del Potro ha añadido que tanto el Ministerio como la Red Nacional de Alerta Sísmica tenían un ‘perfecto conocimiento’ de los movimientos.

Vecinos concentrados a las puertas de los juzgados de Vinaròs rechazan Castor. ampliar foto
Vecinos concentrados a las puertas de los juzgados de Vinaròs rechazan Castor. EFE

A la salida de su declaración, del Potro ha sido recibido con pitos y gritos de ‘no volem’ por parte de unos 25 miembros de la Plataforma en Defensa de les Terres del Sénia. Según Evelio Monfort, miembro de este colectivo, la Plataforma se negó desde un principio al proyecto. “Del Potro prometió trabajo y riqueza para la zona pero nosotros siempre nos opusimos, en 2008 ya advertimos de la posibilidad de terremotos y tampoco quisimos ir a visitar otras plantas similares, como nos ofreció la empresa”, ha concluido Monfort. La zona de Vinaròs llegó a registrar hasta 500 movimientos sísmicos durante los meses de septiembre y octubre de 2013, cuando comenzaron los trabajos de inyección de gas.

Más información