Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud lleva los test rápidos del VIH a más farmacias

El Departamento refuerza la detección precoz acreditando a 128 boticas para que den el servicio de la prueba diagnóstica rápida

El Departamento de Salud se ha puesto las pilas para combatir la epidemia de VIH que permanece latente, y cada vez más presente, en la sociedad catalana. Según las cifras oficiales, se estima que unas 33.600 personas viven con el VIH y 8.000 de ellas no lo saben. El número de nuevos casos por habitante (11,1) es superior a la media europea (5,7) y el 42% de ellos se diagnostican tarde. Para revertir estos datos, Salud ha reforzado el acceso a un diagnóstico precoz llevando a más farmacias el test de detección rápida. Ya son 128 las boticas acreditadas para hacerlo.

Las cifras no dejan lugar a dudas: el último informe del Centro de Estudios Epidemiológicos sobre Infecciones de Transmisión Sexual y Sida de Cataluña (CEEISCAT) estima que, en 2017, 34.700 personas vivirán con VIH. “El estudio de la cohorte ÍTACA demostró una tendencia creciente significativa: se pasó de una tasa de 1,2 infecciones por cada 100 personas al año en 2009 a 3,1 en 2011”, reza el informe. Para frenar esta inclinación al alza, Salud ha intensificado esfuerzos en diagnosis precoz a través de los entornos sanitarios más cercanos a los pacientes: farmacias, atención primaria y centros comunitarios.

Unos 36 establecimientos en la ciudad de Barcelona y otros ocho en Tarragona se unieron durante 2015 a la red de farmacias que disponen del servicio de detección precoz del VIH a través de un test rápido. El año pasado, las boticas acreditadas realizaron 1.610 pruebas de diagnóstico rápido y el 1% dio positivo.

Salud también se ha apresurado a desplegar la prueba piloto de detección del virus en los centros de atención primaria (CAP). La iniciativa, que arrancó el año pasado, desarrolla un estudio transversal en el que ofrece someterse al test rápido a todos los pacientes entre 18 y 60 años que sean VIH negativo o desconozcan su estado inmunitario. En 86 CAP de Cataluña, el médico de familia está formado y autorizado para ofrecer la prueba de detección precoz a los pacientes que presenten determinados criterios de conducta.

Con todo, la pata del triángulo más efectiva sigue siendo el ámbito comunitario. Una docena de centros, financiados por la Agencia de Salud Pública, realizaron el año pasado más de 11.000 pruebas rápidas.


Grupos vulnerables


El 2014 se cerró con 808 nuevos casos de VIH registrados, según el CEEISCAT. De ellos el 58,5% correspondían a hombres que habían tenido sexo con otros hombres (HSC). Es, de lejos, el colectivo más vulnerable.

El informe del CEEISCAT profundiza en el perfil de mayor riesgo ante el VIH: ser de origen extranjero, tener más de cinco test de detección y, en los últimos seis meses, practicar penetración anal sin preservativo con pareja estable de estado serológico desconocido, tener más de 10 relaciones sexuales ocasionales, practicar la penetración anal sin preservativo con una pareja ocasional y autodeclarar una gonorrea.

Ante este panorama, Ferran Pujol, director del centro comunitario de detección de VIH BCN Checkpoint, advierte a Salud de que fomente el diagnóstico precoz “en la población clave”. “Nos parecen muy bien todas estas medidas porque desestigmatizan y ponen la prueba al alcance de todo el mundo, pero todas las autoridades europeas están diciendo que hay que concentrarse en los grupos de riesgo, en este caso, los HSH. Su centro, que atiende a este colectivo, detecta el 40% de todos los casos de VIH que se registran en Cataluña. Sólo BCN Checkpoint realizó el año pasado más de 6.500 test rápidos a HSH y resgistró una tasa de infección superior al 5%.

 

Más información