Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas apunta que desobedecerá al Constitucional como en el 9-N

El Tribunal Superior notifica al presidente, Forcadell y los consejeros el apercibimiento del Constitucional

La presidenta Carme Forcadell, junto a los vicepresidentes Lluis Corominas (i) y José Maria Espejo-Saavedra (d).
La presidenta Carme Forcadell, junto a los vicepresidentes Lluis Corominas (i) y José Maria Espejo-Saavedra (d). EFE

Artur Mas aprovechó ayer el segundo debate de su investidura para alimentar la tesis de la desobediencia al Tribunal Constitucional. El presidente catalán evitó responder claramente a la pregunta de si desobedecerá, pero relativizó la suspensión judicial del texto independentista aprobado por el Parlament el pasado lunes, recordando que la pseudoconsulta independentista del 9-N de 2014 se acabó celebrando pese a que también estaba suspendida por el Constitucional. Tanto Mas como la Mesa del Parlament recibieron ayer la notificación del apercibimiento del Constitucional sobre las consecuencias de seguir adelante con el plan secesionista.

Saber si el Gobierno y el Parlamento catalán acatarán la suspensión de la resolución independentista y se abstendrán de desarrollar su contenido se ha convertido en la gran incógnita de la política catalana, más allá de los interrogantes que pesan sobre si Mas mantendrá la presidencia. El propio president en funciones insinuó que sí podría desobedecer, en un gesto que se interpretó como un nuevo intento para conseguir el apoyo de la izquierda radical de la CUP a su investidura.

Xavier García Albiol (PP) intentó repetidamente que Mas aclarara si desobedecerá la suspensión del Constitucional. No consiguió una respuesta expresa, pero lo que dijo puede interpretarse como un sí. “El Constitucional ha resuelto esto [la suspensión] a petición del Gobierno español; también lo hizo hace un año. Y las urnas se pusieron”, afirmó el president en referencia a la pseudoconsulta independentista del 9-N.

La CUP fue mucho más clara. Su portavoz, Antonio Baños, no tuvo inconveniente en responder a la pregunta de García-Albiol. “Nosotros no acatamos”, dijo. “Y seguiremos por este camino”.

La respuesta a la decisión del tribunal

Artur Mas: Ustedes dicen: ‘El Tribunal Constitucional ha suspendido…’ Oiga, ¿qué pasó hace un año? ¿Qué pasó el 9 de noviembre de 2014? Hicieron exactamente lo mismo, ¿y [acaso] por eso se dejó de hacer [la consulta] el 9-N? Ustedes nos desafían y nos dicen: ‘¿Ahora qué harán?’ Yo les recuerdo: ¿qué pasó el año pasado, cuando el Constitucional dijo: ‘no se puede hacer el 9-N’? Se encontró la manera de poner las urnas. ¿O no? El Constitucional ha resuelto esto a petición del Gobierno español; también lo hizo hace un año. Y las urnas se pusieron [...] Leyes hay en todos los sistemas, en los democráticos y en los que no lo son. Pero, en democracia, las leyes deben partir de situaciones justas. Y las situaciones justas, ¿dónde se dirimen? En las urnas. ¿Y qué mayoría hay en este Parlamento, salida de las urnas? A favor de la independencia de Cataluña”.

Marta Rovira (Junts pel Sí):“En este contrato democrático que hemos contraído los diputados de Junts pel Sí y la CUP no se puede interponer ningún tribunal [...] Si ustedes apelan al artículo 1.2 de la Constitución española para decir que la soberanía reside en el pueblo español, nosotros apelaremos al artículo 1.2 de la Carta de Naciones Unidas, que proclama de forma universal el derecho de autodeterminación”.

Antonio Baños (CUP): “Nos piden que digamos si acatamos o no la sentencia del Constitucional.Pues bien, nosotros, los diez diputados de la CUP, no acatamos. Y nos dicen que no sigamos por este camino. También lo decimos:seguiremos por este camino”.

Queda por ver si el Parlamento catalán, cuya Mesa tiene mayoría absoluta independentista, se abstendrá o no de tramitar leyes y medidas que puedan vulnerar la suspensión de la resolución soberanista. El Tribunal Superior de Cataluña (TSJC) notificó ayer a Artur Mas, a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a los miembros de la Mesa y a los consejeros del Govern el apercibimiento del Tribunal Constitucional sobre las consecuencias que asumen si no acatan la suspensión. Lo hicieron cuatro secretarios judiciales movilizados por el TSJC, que acudieron al Parlament mientras se celebraba el segundo pleno de investidura.

El texto del Constitucional advierte a 21 altos cargos de que su deber es “impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir” la suspensión de la resolución de ruptura dictada por el Constitucional. Y avisa a estos responsables institucionales de las responsabilidades, “incluida la penal, en las que pudieran incurrir” si no acatan esa suspensión. El vicepresidente segundo de la Mesa del Parlament, José María Espejo (Ciudadanos), pedirá que conste en acta cualquier tramitación que pretenda desarrollar la resolución independentista.

Los Mossos d’Esquadra también se preparan para afrontar la situación. El comisario jefe del cuerpo, Josep Lluís Trapero, ha ordenado a todos los agentes que le remitan cualquier atestado sobre eventuales casos de sedición en Cataluña, para que sea él quien personalmente asuma “en todos los supuestos y sin excepción” las decisiones a adoptar.

Más información