Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena peatonalizará Carretas y pondrá carril bici en la calle Atocha

La reforma del centro de la ciudad durará dos años y está presupuestada en 15,3 millones

Vistas generales de la calle de Carretas el pasado viernes. Ampliar foto
Vistas generales de la calle de Carretas el pasado viernes.

El Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), peatonalizará la calle de Carretas, que une la Puerta del Sol con la plaza de Jacinto Benavente. También retomará el proyecto de Ana Botella (PP) de remodelar esta última plaza y la calle Atocha, cuyas aceras serán más anchas y cuya calzada incluirá un carril bici. La idea del equipo municipal es hacer una nueva ordenación del tráfico en la zona, que permita ampliar el espacio peatonal, según informa el concejal de Centro, Jorge García Castaño. La obra durará dos años y está presupuestada en 15,3 millones entre 2016 y 2017.

Crear un espacio peatonal, ininterrumpido, desde la plaza de Jacinto Benavente hasta la calle de Fuencarral. Ese es el proyecto que tiene el Gobierno de Manuela Carmena para el centro de la ciudad y que pivota sobre la peatonalización de la calle de Carretas. En la actualidad, apenas circula tráfico por esta vía comercial de apenas 300 metros (fundamentalmente pasan autobuses municipales), puesto que el acceso a Sol de vehículos privados está muy restringido. La única parada de autobús que hay en la calle (Carretas, 2) pertenece a la línea 50, que une Sol con la Avenida de Manzanares.

Alberto Ruiz-Gallardón (PP) impulsó con ahínco la peatonalización del centro (Puerta del Sol, calles del Arenal y de la Montera, plazas de Isabel II y de Callao), pero se quedó a medias en esta zona. Entre sus planes estaba peatonalizar Carretas para promover su fuerte tejido comercial y de restauración, pero nunca lo anunció por temor a quedarse sin fondos. Su sucesora, Ana Botella, se mostró reticente a actuar en Carretas, aunque Izquierda Unida desde la oposición ya apostó el año pasado por ganar esa calle para los peatones con una actuación barata: bastaría con reordenar el paso de autobuses y colocar unas jardineras en ambos extremos.

Mapa de la zona que se va a reformar

Proyecto de Botella

Además de la peatonalización de Carretas, el equipo de Carmena recupera el proyecto de Botella y Gallardón de reformar la calle de Atocha. El concejal de Centro, Jorge García Castaño, explica que la intención del Ayuntamiento es ampliar las aceras para que haya más espacio peatonal y poder incluir arbolado. Además, plantea la construcción de un carril bici a lo largo de toda la calle. Con estas medidas, el Gobierno municipal pretende reordenar el tráfico en la zona.

La calle de Atocha discurre a lo largo de 1.300 metros entre la glorieta de Carlos V y la Plaza Mayor. Gallardón ya rehabilitó en 2005 los aledaños de la Plaza Mayor y de la plaza de Tirso de Molina; además del tramo de la calle de Atocha entre las plazas de Jacinto Benavente y Antón Martín. Se ampliaron las aceras, se redujo la circulación de tres a dos carriles (uno de ellos, de autobuses) y se renovaron árboles y mobiliario. En septiembre de 2011, dos meses antes de dejar la alcaldía de Madrid e irse al Ministerio de Justicia, el exregidor anunció un nuevo lavado de cara para la calle Atocha en el tramo entre Antón Martín y la glorieta de Carlos V. Reservó 860.000 euros para “impulsar el comercio de calidad” en ese “valioso corredor comercial, cultural y arquitectónico”.

Botella, que sacrificó el proyecto en mayo de 2012 por falta de liquidez, intentó resucitarlo en 2014. Su objetivo era rehabilitar el tramo de 800 metros que quedaba por arreglar, de manera similar a la reforma de 2005, pero sin reducir más carriles. Y planteó implantar un carril bici que conectara la glorieta de Carlos V con Sol. Sin embargo, la idea nunca se llevó a cabo.

Arreglar Jacinto Benavente

La plaza de Jacinto Benavente ha sido un elemento central en las reformas planteadas por los tres últimos equipos municipales. Los atascos se acumulan en esta plaza por las múltiples paradas de autobús y la entrada a un aparcamiento. Gallardón propuso en 2011 una reforma similar a la realizada en Callao, donde se trasladaron las paradas de autobús (sin eliminar ninguna) y se ordenó el tráfico de entrada y salida del aparcamiento. Con un proyecto de esa índole “se eliminarían las barreras arquitectónicas, racionalizando el uso sin suprimir servicios”, consideró el entonces alcalde.

El concejal de Centro pretende “arreglar” Jacinto Benavente porque “actualmente funciona bastante mal”. Sin embargo, todavía no se han decidido los detalles específicos del proyecto. Hasta ahora, solo están listas las directrices genéricas del plan; falta por redactar el proyecto concreto, pero el presupuesto sí está elaborado al detalle. El Ayuntamiento ha presupuestado con 6,5 millones para 2016 y 8,8 millones más en 2017 las obras para Carretas, Atocha y Jacinto Benavente.

El proyecto se enmarca en los presupuestos para grandes obras. Ahí se incluyen la remodelación de la plaza de España, con 42,65 millones de euros (presupuestados en tres años); el acondicionamiento como zona verde del parque lineal del Manzanares en su tramo sur, que recibirá 10 millones de euros entre 2016 y 2017; la reforma de Azca, que se llevará seis millones y acabará el año que viene, o la adecuación de los Jardines de Sabatini por 1,1 millones en 2016. Además de varias pequeñas remodelaciones: la reforma de la plaza de Carlos Trías Bertrán (en Tetuán) con 500.000 euros y la de la plaza de Las Descalzas, con 95.000 euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información