Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta ante el arzobispado de Valencia por la crítica a los refugiados

Cañizares "reza" por los manifestantes. Cáritas abandona la plataforma convocante

Protesta ante el arzobispado de Valencia por las críticas de Cañizares a los refugiados. Ampliar foto
Protesta ante el arzobispado de Valencia por las críticas de Cañizares a los refugiados.

La sede del arzobispado de Valencia, junto a la catedral, ha sido escenario este viernes por la mañana de una protesta inusual. Medio centenar de personas pertenecientes a la Mesa de Solidaridad con los Inmigrantes y otros colectivos se han concentrado para manifestar su rechazo a las palabras del arzobispo y cardenal Antonio Cañizares sobre los refugiados, a los que acusó de ser "el caballo de Troya de Europa". La concentración ha provocado la salida de Cáritas Diocesana de la plataforma a favor de los derechos de los inmigrantes.

Los concentrados han coreado eslóganes como "ningún ser humano es ilegal", "Cañizares dimisión, y "esta tierra de es todos" para sorpresa de los religiosos y otros ciudadanos que pasaban por la del Arzobispo. En el interior del palacio, Cañizares y varios sacerdotes "han rezado por los manifestantes", según ha explicado en un comunicado el arzobispado.

"No podemos tolerar expresiones que fomenten el odio o el racismo hacia las personas que están sufriendo ahora mismo en las fronteras", ha afirmado Rosario Polito, portavoz de la Mesa de Entidades de Solidaridad con las Personas Inmigrantes, que ha planteado a Cañizares "sentarse a dialogar" sobre la situación de los refugiados.

“¿Esta invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio? ¿Dónde quedará Europa dentro de unos años?”. Acogerlos “hoy puede ser algo que queda muy bien, pero realmente es el caballo de Troya dentro de las sociedades europeas y en concreto de la española”, afirmó Cañizares desatando una gran polémica el 16 de octubre en un desayuno informativo.

El arzobispo de Valencia pidió perdón días después y mostró otra actitud hacia los refugiados. "Siempre tendrán en mí a un hermano que los acoge y los defiende, que comparte su tragedia, y no voy a disminuir para nada ni mi ayuda personal, ni la ayuda institucional de la diócesis", "solo afirmo que se tenga prudencia", indicó.

El cardenal dijo sentirse víctima de un "verdadero linchamiento". Y mantuvo que sus palabras habían sido objeto de "una manipulación" por parte de "medios de comunicación" que habían "magnificado" sus declaraciones "interpretando incorrectamente" su "pensamiento".

Salida de Cáritas

La protesta frente al arzobispado ha provocado la salida de Cáritas de la Mesa de Solidaridad con los Inmigrantes, a la que pertenecía desde su fundación hace 25 años. "Tras haber recibido el acta de la última reunión de la Mesa, celebrada el pasado 20 de octubre, a la que no asistió la representante de nuestra entidad, no estamos de acuerdo con la iniciativa de protesta aprobada", ha señalado en la carta en la que trasladaba su decisión.

"Compartimos, como entidad perteneciente a la Mesa desde el origen, los fines de la asociación", señala la organización "sociocaritativa de la Iglesia Católica. Pero Cáritas "no puede participar ni estar de acuerdo con esta medida". La carta recuerda que Cañizares, en su calidad de arzobispo, "ejerce la alta dirección de Cáritas Diocesana de Valencia de conformidad con la legislación canónica", lo que hacía difícilmente sostenible su permanencia en la plataforma. La organización lamenta que la Mesa no haya sido "sensible" a su "naturaleza", y ha planteado que "podría haber mediado en la transmisión de este descontento" hacia el cardenal.

La portavoz de la Mesa ha expresado su "sorpresa" por la decisión de Cáritas y por el hecho de que el anuncio se haya producido horas antes de la protesta, sin haber intentado el "diálogo" con el resto de miembros de la plataforma, integrada por 15 entidades.

Desde antes de que el arzobispo hiciera las declaraciones, Cáritas tiene en marcha una campaña con el lema "más hospitalidad, más dignidad, derechos para todos los inmigrantes". Tanto el papa Francisco como la Conferencia Episcopal Española han defendido el deber de ser solidarios con los refugiados.

Más información