Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metro sube su deuda a 523 millones tras siete ejercicios de pérdidas

La empresa pública tuvo unas pérdidas de 29,75 millones en 2014 y estima que este año serán de 90 millones

La estación de Príncipe Pío este mes.
La estación de Príncipe Pío este mes.

Metro de Madrid acumula unas pérdidas de 523 millones de euros desde 2009. El último año que la empresa pública cerró con beneficios fue 2008, cuando tuvo un saldo favorable de 37,9 millones. Metro tuvo un resultado negativo de 29,75 millones en 2014 según el informe anual de gestión al que ha tenido acceso EL PAÍS, y la previsión es peor para este año, ejercicio en el que la Comunidad de Madrid prevé otros 90 millones en pérdidas. El Gobierno regional estima que la deuda bancaria a 31 de diciembre de 2015 ascenderá a 685,65 millones, cuando en 2008 era de tan solo 188 millones.

Siete años enlazando pérdidas

  • Metro lleva siete años cerrando con pérdidas. La empresa pública tuvo un resultado negativo de 17,2 millones en 2009. Las pérdidas fueron mayores en el ejercicio de 2010 (74,6 millones). 2011 también dejó números rojos, en este caso de 10,9 millones. En 2012 las pérdidas alcanzaron los 81,7 millones, y se dispararon a cotas desconocidas en 2013: ese ejercicio llegaron a 218,8 millones. En 2014 fueron de 29,75 millones. La previsión para 2015 es que se pierdan 90 millones.
  • El último año que Metro de Madrid tuvo beneficios fue 2008. El resultado positivo fue de 37,9 millones.
  • Los ingresos de explotación no cumplieron las expectativas en 2014. Fueron de 707,74 millones, un 9,77% menos que los 784,37 millones presupuestados.
  • Los ingresos comerciales de la compañía tampoco fueron los esperados. Se quedaron cortos un 39,38%, al ser de 43,75 millones y no de 72,17.
  • La deuda a largo plazo era en 2014 de 504,2 millones, frente a los 440,5 millones del ejercicio anterior. De ellos, la mayoría era con entidades de crédito (438,3 millones).
  • La deuda a corto plazo también aumentó en comparación con 2013, al pasar de 92,8 millones a 110,6 millones.

El suburbano transportaba 685 millones de viajeros en 2008, año oficial del inicio de la crisis, muy por encima de los 560,85 millones de viajes de 2014. Aun así, la demanda de pasajeros creció un 0,53% respecto a 2013, cuando se produjeron 557,89 millones de viajes. El Ejecutivo autónomo sostiene que ese año Metro tocó fondo: para encontrar menos trayectos hay que remontarse a los 543,02 millones de viajes de 2001.

Pese a que se trata de la primera subida en el número de viajeros desde 2007, el consejero delegado de Metro, Juan Bravo, reconoció la semana pasada en la Asamblea de Madrid que la cifra de usuarios de 2014 “repercutió en un descenso continuado de los ingresos por transporte de viajeros”.

Metro presupuestó unos ingresos de explotación de 784,37 millones en 2014. El montante real fue de 707,74 millones; esto es, 76,6 millones por debajo de lo esperado (un 9,77% menos). El saldo del resultado de explotación tuvo unos números rojos de 12,7 millones. Los ingresos comerciales también tuvieron una desviación del 39,38%, según consta en el informe anual de las cuentas de Metro, al ser de 43,75 millones frente a los 72,17 presupuestados en origen. Las pérdidas computadas los dos últimos ejercicios son peores todavía si se comparan con las previsiones del Gobierno: para 2014 se barruntaba un balance negativo de 9,1 millones (10 millones menos) y las pérdidas en 2015 se calcularon en 10,4 millones (80).

Convoyes un 2,1% más lentos

La oferta [frecuencia y número de convoyes] en el servicio de Metro disminuyó el curso pasado un 0,87% en comparación con 2013. Ese año, para adecuar la frecuencia a la demanda, la oferta en el servicio de la compañía bajó un 11,40%. La consecuencia fue una peor calidad en el servicio de trenes de cada línea. “El deterioro de las frecuencias a lo largo de los tres últimos años ha sido uno de los elementos más criticados por parte de los usuarios de forma lógica”, reconoce Bravo.

También influye que el parque móvil en servicio era, a 31 de diciembre de 2014, de 2.347 coches, 47 menos que en 2013. La antigüedad media de los vehículos era de 14,05 años, que se eleva a 28 años en el caso de 200 coches.

Una de las quejas más habituales de los usuarios de este medio de transporte es el aumento en el tiempo de paso de los convoyes. El informe de gestión de Metro reconoce la merma en el servicio, ya que en 2014 circularon a una velocidad “comercial” de 29,77 kilómetros por hora de media. Este valor supone un descenso del 2,1% respecto al alcanzado en 2013, que fue de 30,41. Ese ejercicio también empeoró el servicio un 1,58 %, ya que en 2012 la velocidad media era de 30,90 kilómetros por hora.

La presidenta regional, Cristina Cifuentes (PP), anunció la semana pasada, 48 horas antes de una huelga que los sindicatos desconvocaron, que contrataría a 360 conductores para reforzar el servicio de Metro, la mitad a tiempo parcial. En 2013, un expediente de regulación de empleo (ERE) en la empresa pública que afectó a 589 trabajadores dejó sin trabajo a 163 conductores y cambió de puesto a otros 76. El proceso de selección comenzará en noviembre y el período de formación en febrero. Cifuentes espera así mejorar la frecuencia del servicio un 14%.

La demanda mensual media de Metro de Madrid se situó el pasado ejercicio en 46,7 millones de viajes, con los meses de marzo y octubre como los de mayor demanda (51,87 y 54,03 millones, respectivamente). Agosto fue el mes de menor actividad (28,94 millones). El 12 de diciembre fue el día de máxima demanda, con 2.163.329 viajes, y Navidad el menos concurrido, con 470.719 trayectos.

El PSOE denuncia la falta de personal y mantenimiento

La red de metro estaba formada por 237 estaciones en 2004. Cinco años más tarde eran 294. Su apertura se ralentizó los cinco años siguientes, con seis paradas más en 2014. El suburbano contaba entonces con una longitud de 292,4 kilómetros, casi 60 más que en 2004 (226,7 kilómetros). “Hubo un criterio meramente oportunista, cuantos más kilómetros de metro se hacían el PP pensaba que más votos iba a obtener en las siguientes elecciones. Y lo que pasó es que se creó una red sobredimensionada y altamente costosa en algunos casos... No se ha acompasado el crecimiento de la red con la viabilidad de la empresa”, critica el portavoz del PSOE en la comisión de Transportes en la Asamblea de Madrid, Daniel Viondi.

El diputado socialista denuncia que el flujo de paso de los convoyes del suburbano es de más de 15 minutos en fin de semana y de entre seis y ocho minutos en hora punta. “El principal problema no son solo los intervalos y los flujos, también es que la infraestructura se está quedando anquilosada”, señala Viondi. La edad media del parque de Metro de Madrid era de 12 años en 2004. Una década después, la antigüedad se ha incrementado dos años.

“El problema de Metro de Madrid reside también en el mantenimiento y la infraestructura; se invirtió en unos trenes que están ahí varados y falta personal”, continúa el portavoz socialista de Transportes en el Parlamento regional. El PSOE reclama que se aumente la plantilla en general, no solo los maquinistas. “No puede ser que haya decenas de estaciones sin ningún personal, eso perjudica el propio servicio. Hace falta personal de mantenimiento cualificado y capacitado, con conocimiento, del que el PP se ha ido desprendiendo, y no externalizaciones”, concluye.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram