Tres falsos guardia civiles roban un camión con dos millones en platino

Los ladrones secuestraron al conductor y lo liberaron cuatro horas más tarde en Leganés

Tres falsos guardias civiles roban un camión con polvo de platino.ATLAS (atlas)

Tres hombres que se hicieron pasar por guardias civiles asaltaron la tarde del pasado lunes un camión de reparto en el que iban bidones de polvo de platino, valorados en unos dos millones de euros. Los asaltantes lucieron chalecos y emblemas del instituto armado para apoderarse del vehículo y secuestrar a su conductor durante unas cuatro horas, según confirmaron fuentes de la investigación. El chófer fue liberado ya de noche con las manos atadas, tras permanecer en el coche de los captores. Andando fue hasta una gasolinera de Leganés, donde pidió ayuda. Todavía no hay detenidos por este robo.

El robo parece sacado de una película, pero ocurrió en la realidad a las cinco de la tarde del lunes. En ese momento, un camión de una empresa de mensajería iba cargado con 41 bidones de polvo de platino. Circulaba por la M-50, a la altura de la autovía de Valencia (A-3), en dirección hacia la provincia de Guadalajara, según fuentes de la investigación.

Un coche simuló ser un vehículo camuflado de la policía

Un coche que simuló ser un vehículo camuflado de la policía le adelantó y puso una luz lanzadestellos azul similar a la que utilizan los vehículos oficiales. El turismo, que era de color azul, se situó delante del camión de transportes y le obligó a detenerse en el arcén. Del coche se bajaron tres hombres que llevaban chalecos de la Guardia Civil y que mostraron incluso placas oficiales falsificadas. Según algunas fuentes, llevaban pasamontañas para cubrirse parcialmente la cara. Además, iban muy caracterizados para no ser reconocidos. Cuando los hombres se acercaron al camión, ordenaron al conductor que se bajara de inmediato para hacer una revisión.

Justo cuando el chófer descendía, uno de ellos le puso una mano en la cara para taparle la visión y le inmovilizó, mientras otros le retenían. Lo hicieron con mucha rapidez. No querían levantar ninguna sospecha entre el resto de conductores.

Uno de los asaltantes se subió al camión y se lo llevó mientras los dos metían a la víctima en el turismo. Nada más entrar le pusieron un pasamontañas para que no viera y le dijeron que no se moviera. Según sus primeros testimonios, el coche estuvo dando vueltas por las carreteras de la región y sin llevar un rumbo fijo o predeterminado.

La noche se echaba encima y nadie le decía nada de lo que estaba ocurriendo. En un determinado momento, los captores recibieron una llamada. Se pararon y lo abandonaron en medio del campo, completamente desorientado y sin decirle nada. Ya era noche cerrada. El vehículo arrancó a toda velocidad.

El conductor, de unos 35 años, comenzó a andar hacia unas luces que vio a lo lejos. Lo hizo campo a través. Llegó a una gasolinera Repsol situada en la calle del Arroyo del Soto, en el polígono industrial La Laguna, en Leganés. Entró con la cara desencajada y con las manos todavía atadas a la espalda. Según algunos testigos, estaba “muy nervioso y casi no acertaba a pronunciar palabra”. Pidió con voz vacilante que llamaran a la policía, que le acaban de secuestrar unas personas que se habían hecho pasar por guardias civiles. “Se le veía muy cansado, casi agotado, después de todo lo que tuvo que andar, y con un fuerte estado de ansiedad”, recuerdan algunos testigos.

Se pararon y  abandonaron al conductor en medio del campo,

El hombre tenía las manos hinchadas, muy coloradas, “como si le fueran a estallar y con los dedos como morcillas”. Mientras llegaba la policía, las personas que estaban en la gasolinera le cortaron las bridas y le liberaron. “Los policías debían de estar cerca porque tardaron muy poco. Primero llegaron agentes municipales y luego los de la judicial. Se lo llevaron a comisaría, mientras el hombre intentaba rehacerse”, recordaba un cliente.

El camionero dio una somera descripción de sus atacantes y los agentes de la comisaría de Leganés encargados de la investigación facilitaron todos los datos del camión sustraído a la emisora del Cuerpo Nacional de Policía, a la Guardia Civil y a las policías municipales de la zona. Se trata de un Renault Premium rojo con un remolque gris. También facilitaron las matrículas. Pero el tiempo que había transcurrido desde el asalto hasta su liberación hace pensar a los investigadores que el camión ya estaba en un lugar seguro cuando le soltaron.

Hasta el momento no se ha localizado el camión sustraído ni la mercancía que llevaba. Tampoco se ha realizado ninguna detención por el robo. Los autores pueden ser acusados de los delitos de robo con violencia e intimidación, usurpación de funciones públicas y detención ilegal, entre otros delitos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50