Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación de la UE cifra en 10 millones las posibles ayudas al Madrid

La investigación de la Unión Europea señala que la parcela por la que el Ayuntamiento de la capital pagó 22,7 millones al club en 2011 tenía en realidad un valor máximo de 12,2 millones

La parcela en Las Tablas investigada por la Comisión Europea Ampliar foto
La parcela en Las Tablas investigada por la Comisión Europea. A la izquierda, la sede del BBVA; al fondo, las cuatro torres.

El Ayuntamiento de la capital traspasó al Real Madrid en 1998 una parcela en el barrio de Las Tablas que valoró en 488.000 euros. Pero no llegó a ejecutar esa cesión, por lo que, en 2008, compensó al club con 22.693.054 euros. La Comisión Europea, que investiga la operación al considerar una posible ayuda estatal esa diferencia de precios (del 3.700%), ha encargado una tasación independiente del terreno. El informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, concluye que el precio del solar en 2011 era, como máximo, 12.245.144 euros. Eso cifra en más de 10 millones las posibles ayudas económicas del Ayuntamiento al Real Madrid a costa del erario público municipal.

Mapa de localización de la parcela

El 29 de mayo de 1998, el Ayuntamiento de Madrid, gobernado entonces por José María Álvarez del Manzano (PP), firmó un convenio con el Real Madrid para obtener una parcela de 30.000 metros cuadrados en la antigua Ciudad Deportiva del club a cambio de terrenos y derechos urbanísticos municipales. El Ayuntamiento planeaba levantar allí un pabellón para los Juegos Olímpicos de 2012, pero finalmente optó por recalificar los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva y convertirlos en residenciales. Por la venta de su parcela, obtuvo 53 millones de euros. El Real Madrid sacó en total 500 millones. Sobre ese suelo se levantaron las cuatro torres del paseo de la Castellana. La Comisión Europea investigó la operación y concluyó que era legal.

Sin embargo, quedó “una cuestión jurídica pendiente”, según una nueva investigación de la Comisión Europea, cuya apertura se comunicó al Gobierno español el 18 de diciembre de 2013. A cambio del suelo en la Ciudad Deportiva, el Ayuntamiento entregó al club en 1998 dos parcelas en la zona de Julián Camarillo y otra en un desarrollo urbanístico en ciernes, Las Tablas. Este último terreno —de 70.815 metros cuadrados de superficie y con una edificabilidad de 35.407— es el motivo por el que la Comisión considera ahora que, “al parecer, el Ayuntamiento concedió una ayuda estatal al Real Madrid”.

Ayuda pública encubierta

En 1998, el club contabilizó la parcela de Las Tablas con un valor de 488.000 euros. Pero el Ayuntamiento no se la entregó porque, por entonces, aún no tenía su titularidad legal. El ámbito estaba en desarrollo, y el Ayuntamiento no pudo inscribirla hasta el 11 de febrero de 2003. El terreno estaba calificado como “equipamiento deportivo básico” y, pese a los cambios urbanísticos aprobados posteriormente, el uso no varió. En 1998, eso no impedía su cesión a manos privadas siempre y cuando se mantuviera el uso deportivo. Pero, en 2003, cuando al fin pudo cerrarse la operación, “había cambiado la interpretación de la ley”, según la Comisión, probablemente a consecuencia de la nueva ley regional del suelo aprobada en 2011, y el terreno tenía que seguir forzosamente en manos públicas. “Como consecuencia, no se entregó al Real Madrid. Ni el club ni nadie más hizo nunca uso del terreno”, añade la Comisión.

El 29 de julio de 2011, el Ayuntamiento, gobernado por Alberto Ruiz-Gallardón (PP), aprovechó que el Real Madrid quería negociar la ampliación del estadio Santiago Bernabéu para cerrar antes ese fleco. Así, compensó al club por la no cesión de la parcela de Las Tablas con otros terrenos. En esa operación, el solar se tasó en 22.693.054 euros. La Comisión considera que, “a primera vista, el Real Madrid parece disfrutar de una ventaja económica”, porque una parcela valorada en 488.000 euros “aparece” años después “con un valor de más de 22 millones”. “¿Se ha calculado correctamente el valor?”, pregunta.

El incremento de precio fue del 3.700%, lo que “parece indicar que el supuesto valor es demasiado alto en 2011, a menos que se pueda acreditar que era demasiado bajo en 1998”. “En ambos casos, el Real Madrid habría obtenido una ventaja económica”, dice.

Dentro de esta investigación, la Comisión encargó una tasación de la parcela, para averiguar su valor en 1998 y en 2011, a la firma CEIAM Cabré Alegret. El informe, con fecha de enero de 2015 y al que ha tenido acceso EL PAÍS, recalca que, en 1998, el inmueble “se encontraba por desarrollar urbanísticamente” y “no existía ni física ni jurídicamente”. En 2011, en cambio, ya era un solar urbanizado pero sin edificar.

Recreación elaborada por el Real Madrid de la imagen del futuro estadio del paseo de la Castellana. ampliar foto
Recreación elaborada por el Real Madrid de la imagen del futuro estadio del paseo de la Castellana.

La tasadora plantea tres supuestos: el coste de reposición; el valor con un uso residencial; y el valor como equipamiento deportivo. En 1998, el coste de reposición era 2.325.012 euros; el valor de mercado, en caso de que el Ayuntamiento recalificara el suelo para hacer viviendas (que, obligatoriamente, tenían que ser protegidas), era de 656.438 euros; y el valor de mercado con uso deportivo era cero euros “al no ser razonable la existencia de demanda”.

En 2011, el coste reposición se había elevado a 3.931.546 euros; el valor de mercado para viviendas, a 12.245.144 euros; y el valor de uso deportivo, a 4.268.684.

Es decir, como máximo la parcela podía pasar de 656.000 a 12,2 millones de euros. La diferencia con el precio del Ayuntamiento es 10.447.910 euros. Y eso sin valorar que la Comisión duda de que el Ayuntamiento no pudiera haber traspasado el suelo en 2003.