Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona estudiará financiar la L10 en la Zona Franca si no se abre en 2016

El Ayuntamiento presionará a la Generalitat para cubrir el barrio de la Marina del Prat Vermell

El Ayuntamiento de Barcelona no financiará la finalización de las obras del metro necesarias para poner en marcha el tramo de la línea 10 del metro que permitiría la llegada del suburbano al barrio de La Marina y La Marina del Prat Vermell, en la Zona Franca. Aunque así lo anunció ERC el jueves, en la moción acordada con Barcelona en Comú el acuerdo es mucho más suave y el Gobierno municipal solo se plantea estudiar esa posibilidad si la Generalitat no asegura la inauguración de alguna de esas estaciones --Motors y Focs Cisells-- en 2016.

El grupo republicano, liderado por Alfred Bosch, pretendía que el Ayuntamiento avanzara el coste de las obras para que la Generalitat pudiera acabar la obra y estrenar el próximo año el ramal de la L-10, que conecta con el de la línea 9 que unirá Diagonal con el aeropuerto de El Prat. El Ayuntamiento se niega a asumir el coste de ese tramo, para el que la Generalitat no tiene una previsión clara de apertura, que podría ser en 2018. Los vecinos demandan una apertura inmediata.

En la moción acordada por ambos grupos tan solo se hace mención de que se presionará a la Generalitat para que concluya las obras y ponga en servicio alguna estación el próximo año. Si eso no es posible, se estudiará la posibilidad de que se incluya una partida de dinero para financiar la obra en los Presupuestos municipales de 2016.

Dice la moción que si el Ayuntamiento de Barcelona acaba aportando recursos a la L-10 fruto de su desahogada situación financiera, pactará con la Generalitat la forma cómo esa Administración le devuelve los recursos, que no se podrá dilatar más allá de 2017.