Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial se siente atacado por el apoyo a los imputados del 9-N

El tribunal ven en las “estrategias de presión” un “ataque” a la independencia de los jueces

El Gobierno ve "inadmisible" que miembros de un Ejecutivo se manifiesten ante un tribunal

Joana Ortega, arropada por miembros del gobierno catalán, llega a la Audiencia. Ver fotogalería
Ortega agradece a las personas concentradas su apoyo.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha criticado este martes las movilizaciones independentistas ante el Palacio de Justicia en apoyo a la exvicepresidenta Joana Ortega y la consejera Irene Rigau, imputadas por la consulta del 9-N. En una nota insólita, el tribunal dice que son un "ataque directo y sin paliativos" a la independencia judicial. El Consejo del Poder Judicial ha difundido horas después otra nota en la que respalda al tribunal catalán, con el que coincide en que la protesta es "inadmisible" y responde a una "estrategia diseñada y encabezada" representantes públicos, algunos de ellos con funciones de gobierno".

Rigau (por la mañana) y Ortega (por la tarde) acudieron a declarar como imputadas por un delito de desobediencia al organizar la consulta sobre la independencia del 9-N pese a la prohibición del Tribunal Constitucional. Fueron arropadas por el Gobierno catalán en pleno —con la llamativa excepción de Artur Mas, que declarará mañana—, y vitoreadas por 1.000 personas que acudieron a la llamada de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural. Los cantos de Els Segadors y L’Estaca, de Lluís Llach —también presente en el acto— alternaron con llamadas a la solidaridad ("el 9-N somos todos").

Además de la mayoría de consejeros del Gobierno catalán en funciones, participaron dirigentes independentistas de Junts pel Sí (Raül Romeva, Josep Rull y Marta Rovira), de la CUP (Antoni Baños) e incluso de Catalunya Sí que es Pot (Lluís Rabell).

Al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña le indignaron esas concentraciones y, mientras el juez interrogaba a Ortega, emitió un comunicado en el que avisaba de que la interferencia de los políticos "pone en entredicho uno de los fundamentos esenciales del Estado Constitucional". El tribunal dice que "no puede permanecer impasible ante manifestaciones que pretenden "influir en su toma de decisiones".

Manifestaciones

A las diez de la noche de este martes, el Poder Judicial ha difundido un comunicado en el que apoya y ofrece amparo al tribunal de Cataluña, a la vez que arremete contra los promotores de la protesta, informa Reyes Rincón. La nota, una iniciativa del presidente, Carlos Lesmes, fue suscrita por 17 de los 20 vocales que forman parte del pleno: todos los miembros propuestos por el PP y los del PSOE, excepto la vocal Roser Bach, magistrada de la Audiencia de Barcelona y esposa del conseller de Justicia, Germà Gordó, quien abandonó la sala cuando se iba a firmar el texto. También dejaron el pleno el vocal propuesto por el PNV, Enrique Lucas, y la planteada por Izquierda Unida, Concepción Sáez.

El aviso de los jueces causó indiferencia entre el independentismo, que mañana se volverá a movilizar para acompañar la declaración de Mas y considera un "ataque a la democracia" la judicialización del 9-N.

En la tarde este martes, miles de personas se manifestaron en numerosas plazas de Cataluña. A la de Sant Jaume, sede del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat, acudieron unas 2.000 personas. Entre ellas, dirigentes políticos, entre ellos algunos que apoyaron el 9-N, pero no la independencia: Unió (Ramon Espadaler) e Iniciativa (Joan Herrera). Desde un escenario, elevaron al aire unas cajas de cartón, símbolo del 9-N. La alcaldesa, Ada Colau, leyó un manifiesto en repulsa por las imputaciones a Mas, a Ortega y a Rigau.

Más información