Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

112.000 personas están en lista de espera para una prueba diagnóstica

El número de pacientes que aguardaban en junio era un 13,3% superior al año pasado

El consejero de Salud, Boi Ruiz. Ampliar foto
El consejero de Salud, Boi Ruiz.

Las listas de espera en la sanidad pública catalana siguen acusando los recortes presupuestarios que ha ejecutado el Departamento de Salud —unos 1.000 millones de euros— desde que el consejero Boi Ruiz entrase en el Ejecutivo catalán. Aunque la espera para intervenciones quirúrgicas se ha reducido, en buena medida gracias a las derivaciones efectuadas hacia otros hospitales de la red pública, las demoras para someterse a pruebas diagnósticas siguen en aumento. El junio 112.673 personas estaban en lista de espera para una exploración de este tipo, un 13,36% más que en el mismo mes del año pasado. Las listas de espera han crecido para las resonancias magnéticas (26,11%), las colonoscopias (20,7%) y las mamografías (19,15%).

Boi Ruiz fulminó en abril el tiempo de espera máximo de seis meses garantizado por ley en 11 de las 14 intervenciones quirúrgicas monitorizadas por el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). A través de una nueva orden departamental, el consejero sólo mantuvo dentro del plazo de medio año a las operaciones de cataratas y prótesis de rodilla y de cadera y prometió operar los casos de cáncer en menos de 45 días. Todo lo demás, incluidas las pruebas diagnósticas, pasó a tener tiempos de referencia, que variaría según el nivel de prioridad que establecían, “bajo criterio clínico”, los propios médicos.

Pacientes en lista de espera en junio

Ecocardiografía 11.362 (+3.5%).
Ecografía abdominal 8.674 (+3.83%)
Ecografía ginecológica 4.137 (+14.79%)
Ecografía urológica 6.441 (+8.84%)
Colonoscopia: 12.001 (+20.76%)
Endoscopia esofagogástrica 7.124 (+16.86%)
TAC 17.882 (+9.48%)
Mamografía 4.430 (+19.15%)
Resonancia 23.132 (+26.11%)

Así, las 11 intervenciones que antes tenían un tiempo de espera garantizado podían alargarse de 90 días a un año según el nivel de prioridad. En cuanto a las pruebas diagnósticas, los casos preferentes se atenderían antes de 30 días y los pacientes de “prioridad ordinaria”, antes de 90. Con todo, al tratarse de tiempos de referencia, no garantizados por ley, estos plazos podrían variar sin perjuicio para el CatSalut.

Según los datos de Salud, la media total de la decena de pruebas diagnósticas monitorizadas por el departamento se mantiene dentro de los 90 días en todos los hospitales, excepto uno, la Fundación Esperit Sant de Santa Coloma de Gramanet, que alcanza los 123 días de espera media. Pero desgranados específicamente prueba a prueba, los tiempos, que se miden según la espera media de pacientes que ya se han sometido a los exámenes, se disparan hasta los 200 días en algunos casos.

Las colonoscopias acumulan una lista de espera de 12.001 personas, un 20,7% más que en junio de 2014. El tiempo de espera media de los pacientes del hospital del Vendrell supera los 150 días; en el Joan XXIII de Tarragona, los 70, y en el Vall d'Hebron de Barcelona llega a los 80 días de demora. En la misma línea están las mamografías, que acumula un 19,15% de pacientes más que en junio de 2014 con un total de 4.430 personas en espera. En el hospital Sant Bernabé de Berga, la lista de espera alcanza los 115 días, y en el Clínic de Barcelona, los 121.

Las resonancias magnéticas son otras de las pruebas que más ha incrementado el número de pacientes en lista de espera (un 26,11%). Más de 23.000 personas aguardan para someterse a este examen. El Instituto de Diagnóstico por la Imagen (IDI) de Barcelona acumula una media de 118 días; el hospital de Viladecans supera los 100 días, y el de Figueres llega a los 114. Las únicas pruebas diagnósticas cuyas listas se han reducido son las gammagrafías (-13,28%) y las pruebas de esfuerzo (-23%).