Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrimadas acepta el cargo de jefa de la oposición que C’s quería eliminar

Ciutadans aspira a conseguir la vicepresidencia de la mesa del Parlament, "cómo mínimo"

La líder de Ciutadans en Cataluña, Inés Arrimadas, en rueda de prensa.
La líder de Ciutadans en Cataluña, Inés Arrimadas, en rueda de prensa. EFE

Inés Arrimadas está dispuesta a asumir el cargo de jefa de la oposición que su partido pidió "suprimir" la pasada legislatura. La líder de Ciutadans en Cataluña va a ejercer el puesto que Albert Rivera, presidente de la formación propuso eliminar en una proposición de ley que fue rechazada en 2013. Rivera argumentaba entonces que "no tiene ningún sentido" que en una cámara con siete grupos parlamentarios hubiera un jefe de la oposición porque esta acción la tenían que desarrollar todos los partidos. Arrimadas, por su parte, ha dicho este lunes que ejercerá "el papel que las urnas nos han dado", pero renunciando a los "privilegios" que tiene el cargo: un plus de sueldo, coche oficial y asesores.

Rivera creía en 2013 que el cargo no tenía cabida en la cámara catalana. "No tiene ningún sentido que un parlamento como este técnicamente tenga un jefe de la oposición. Porque, entre otras cosas, la oposición se ejerce, no se nombra. Se hace", dijo el 9 de octubre de ese año. Ahora el partido ha cambiado de opinión. Si el entonces líder del partido solo en Cataluña —ahora lo es en todo el Estado—, defendía que esta figura fuese suprimida: "Digo la palabra supresión, ¿eh?, no maquillaje, ni cambios, no. Supresión", hoy la sucesora, Inés Arrimadas, no propone esto y asume el papel sin problemas. "Después de 35 años sin oposición en Cataluña, Ciutadans la ejercerá de verdad. Nosotros utilizaremos el papel que las urnas nos han dado", ha añadido en la sede de su partido.

La formación entonces rechazaba el cargo por dos motivos: uno estructural y otro coyuntural. El primero era que el Parlament tenía siete grupos parlamentarios —hoy son seis— y al no ser un pleno bipartidista, argumentaban, ninguno de esos grupos podía tener la supremacía en la oposición y había que ejercerla entre todos. "No hay ningún grupo mayoritario. Junqueras representa, se supone, al 13% de los votos", dijo Rivera, sobre el líder de ERC, entonces el segundo partido en la cámara. Su formación ha sacado el pasado 27-S un 17,9%.

Digo la palabra supresión, ¿eh?, no maquillaje, ni cambios, no. Supresión"

Albert Rivera

El argumento coyuntural respondía al pacto de estabildad que ERC tenía con CiU. Rivera consideraba que el entonces jefe, Oriol Junqueras, no ejercía como tal, ya que su grupo salvó en muchas ocasiones al Gobierno de Convergència de perder votaciones y aprobó sus presupuestos.

Arrimadas ha anunciado que renunciará a "los privilegios" que según ella, comportan aceptar el cargo: en un plus en su salario, asesores y coche oficial. Junqueras ya renunció en la anterior configuración del Parlament a esos tributos. El reglamento de la cámara no concreta en realidad cuáles son esos privilegios. El artículo 76, que regula las funciones de esta figura, dice que el jefe de la oposición debe "percibir las retribuciones que determine el Parlament con cargo a su presupuesto" y "disponer de los medios humanos y materiales necesarios para ejercer sus atribuciones", aparte de ostentar el tratamiento de "honorable" y tener un tratamiento destacado en los actos protocolarios. Anteriores diputados que tuvieron el cargo, Artur Mas, y Joaquim Nadal (PSC), en su día también rechazaron el complemento de sueldo previsto por la ley, pero no a los asesores y el vehículo.

Equilibrios en la mesa

Otro asunto en el que trabaja el partido estos días es en negociar con las otras fuerzas políticas la composición del Parlament. Hasta ahora, según la formación, solo han mantenido "contactos informales", que esta semana se convertirán en reuniones concretas. Pero Ciutadans aspira a la vicepresidencia de la mesa, o incluso a tener alguna secretaría por sus resultados "Por legitimidad, es lo que nos corresponde", ha dicho Arrimadas.

El partido está aún esperando la respuesta de PSC, PP y Catalunya SÍ que es Pot, a la carta que les envió el lunes pasado para llegar a acuerdos de mínimos en la oposición. Según ha dicho la propia Arrimadas, estas fuerzas les han contestado que darán una respuesta oficial al documento, que consta de diez puntos en los que se proponen pactos en materia de educación, sanidad o empleo.

Más información