Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Virtud y virtualidad de Gaudí

El Museo Diocesano inaugura una exposición temporal de cuatro años que reúne objetos originales del genial arquitecto y la última tecnología

La maqueta de la iglesia de la colonia Güell que puede verse en la exposición del Museo Diocesano de Barcelona.
La maqueta de la iglesia de la colonia Güell que puede verse en la exposición del Museo Diocesano de Barcelona.

Desde hace años, Antoni Gaudí es la marca cultural con más peso de Barcelona; el arquitecto que más interés suscita y público arrastra de toda la ciudad. Por eso, son muy pocos, por no decir ninguno, los propietarios de edificios u objetos relacionados con él que se resisten a no darlo a conocer, abrirlo al público, mostrarlo y de paso, obtener pingües beneficios. El último ha sido el Museo Diocesano de Barcelona tras inaugurar la remodelación de su museo situado en la céntrica Pia Almoina, justo al lado de la catedral, un lugar de paso obligado para todos los que visitan Barcelona. Desde ahora, la exposición Paseando con Gaudí, será el reclamo del The Gaudí Exhibition Center, un espacio de más de 1.000 metros cuadrados, y tres plantas, situado en este vetusto edificio que conserva restos romanos y románicos, en el que durante cuatro años se explica la vida y la obra del arquitecto; el único que cuenta con siete edificios que son Patrimonio de la Humanidad.

Una de las visitantes a la Museo Diocesano de Barcelona con las gafas que permiten ver Gaudí en realidad virtual. ampliar foto
Una de las visitantes a la Museo Diocesano de Barcelona con las gafas que permiten ver Gaudí en realidad virtual.

Será por su escasez, por el halo de santidad y religiosidad que siempre ha rodeado a Gaudí (1852-1926). El caso es que los objetos, maquetas y documentos relacionados con el arquitecto tienen una capacidad de atracción enorme. En el nuevo centro, en el que los elementos de Gaudí conviven con las piezas de arte sacro del Museo Diocesano, es posible ver maquetas, réplicas y escenografías, como una reproducción a escala 1:1 de la salamandra, que no dragón, del Parc Güell; los libros con los que estudio su carrera y los que le influyeron en su obra; algunos de los artefactos que utilizó, desde sus juegos de compases, reglas y cartabones, una de sus mesas de trabajo, además de documentos como escrituras, albaranes de pago, honorarios firmados por Gaudí o los relativos a su muerte y entierro. También fragmentos de cristales originales que utilizó para sus vidrieras lobulares, candelabros de hierro, cerámicas con las que realizaba su popular trencadís y dos de los bancos de madera y hierro que realizó para la Colonia Güell, Santa Coloma de Cervelló.

Al final, el visitante puede sumergirse mediante la realidad virtual y aumentada, hologramas y vídeos interactivos en el universo Gaudí, a partir de la colaboración de la empresa Samsung que ha desarrollado más de 20 audiovisuales. “Es el único centro donde se explica quién era Gaudí”, aseguró durante la presentación Josep Maria Martí Bonet director del museo y responsable de patrimonio de la diócesis, sin tener en cuenta que desde 1996 la Pedrera cuenta con el Espai Gaudí en la que se difunde la vida y las obras de Gaudí, y, desde 2012, G Experience, un centro situado cerca del Parc Güell, que también utiliza la última tecnología para acercar al gran público al arquitecto.

La diferencia con estos centros es la cantidad de piezas originales que pueden verse y los audiovisuales que permiten ver obras que nunca se realizaron. Como una maqueta de la iglesia que se quería construir en la zona alta del Parc Güell que ha realizado la universidad austriaca de Innsbruck a partir de una fotografía; la recreación virtual de la iglesia de la Colonia Güell y la maqueta esterostática formada con cadenas y saquitos de perdigones que Gaudí tenía en su taller. La exposición, comisariada por Pere Jordi Figuerola, miembro de The Gaudí Research Institut que organizó un congreso internacional en 2014 en colaboración con la Universidad de Barcelona, tiene guion del actor Marc Rosich y montaje de Dani Freixes.

Elementos de cristal creados por Gaudí para las vidrieras de la Colonia Güell. ampliar foto
Elementos de cristal creados por Gaudí para las vidrieras de la Colonia Güell.

La remodelación del edificio y el proyecto museográfico ha costado 1,3 millones que ha aportado la empresa andorrana Molines Patrimonis, según explicó Carlos Canals, también consejero delegado de la empresa Gaudí Barcelona Projects. El recorrido termina con el homenaje que, según los organizadores, hacen artistas y arquitectos como Salvador Dalí, Le Corbusier, Oscar Niemeyer, Frei Otto, Frank Ghery y Jean Nouvel al genial Gaudí.

Uno de los bancos de la Colonia Güell que se pueden ver en la exposición. ampliar foto
Uno de los bancos de la Colonia Güell que se pueden ver en la exposición.

Más información