_
_
_
_

Pozuelo paraliza un McDonald's al que se oponía una urbanización de lujo

Los vecinos de Somosaguas Centro llevaban dos meses protestando por las obras

Beatriz Guillén

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Las obras de construcción del McDonald's enfrente de la urbanización de alta gama Somosaguas Centro.
Las obras de construcción del McDonald's enfrente de la urbanización de alta gama Somosaguas Centro.Jaime Villanueva

Los vecinos de la urbanización de lujo Somosaguas Centro (Pozuelo de Alarcón) han conseguido paralizar la construcción de un McDonald's enfrente de sus viviendas. Tras varios meses de protestas y un recurso de reposición, el Ayuntamiento ha accedido y ha suspendido “cautelarmente las obras mientras se estudia el expediente”. Los propietarios del terreno creen que esta situación es un “atropello” y confían en que se resuelva “favorablemente” para ellos cuanto antes.

Más información
La urbanización Somosaguas abre sus calles al tráfico rodado
El imperio McDonald’s contraataca
La Finca: Un gueto para los ricos

El gigante estadounidense de las hamburguesas ha sido recibido en Somosaguas Centro con grandes pancartas de “McDonald's no”. Los vecinos de esta urbanización, donde se iniciaron las obras para construir el restaurante, llevan desde julio protestando: el McDonald's iba a suponer un grave perjuicio para la calidad de vida de los residentes. Tras presentar un recurso en el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón y una petición de suspensión de las obras, el viernes a las ocho de la tarde conseguían su objetivo: las obras quedaban paralizadas temporalmente.

El Ayuntamiento decidió suspender la construcción “cautelarmente” a la espera de que se resuelva el recurso de reposición interpuesto por los vecinos. “En este momento se está estudiando el recurso por parte de los servicios técnicos municipales, mientras tanto, y como se hace habitualmente, se han paralizado las obras”, explicaron fuentes municipales. Para el portavoz del grupo Ciudadanos Pozuelo, Miguel Ángel Bezal, la suspensión de una obra no es “lo frecuente”, sino que supone “un paso importante y decisivo que demuestra que pudo haber una laguna o un incumplimiento de la norma al dar la licencia”.

El propio Consistorio reconoció en la notificación que envío el viernes a los vecinos y a los propietarios del terreno que había “una duda razonable” de que la licencia hubiera sido concedida “erróneamente”.

Terreno para uso público

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

La parcela en la que se sitúa el McDonald's estaba destinada a un uso público y social, pero el restaurante iba como edificio adjunto a una policlínica —de mayor extensión— que sí cumplía esta dotación, por lo que la licencia de construcción fue concedida a la Sociedad Invertradis SL el 22 de mayo. Los vecinos reclaman desde entonces que la actividad del restaurante iba a “superar en mucho” a la del centro médico y que se trata de un fraude de ley. Invertradis respondió a los vecinos que “estaban presumiendo un incumplimiento de la norma”.

Tras conocer la suspensión de las obras, Martín Gómez, uno de los dueños de la empresa, manifestó su confianza en el Consistorio para que resuelva esta situación “favorablemente” cuanto antes: “No contemplamos que se revoque la licencia porque ha sido otorgada conforme a derecho”. Gómez, que confesó a EL PAÍS el “acoso brutal” al que le habían sometido los vecinos de Somosaguas durante todo el verano, explicó que están preparando un recurso de reposición para acelerar el proceso y no vivir más con la incertidumbre.

Sobre la firma

Beatriz Guillén
Reportera de EL PAÍS en México. Cubre temas sociales, con especial atención en derechos humanos, justicia, migración y violencia contra las mujeres. Graduada en Periodismo por la Universidad de Valencia y Máster de Periodismo en EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_