Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Societat Civil Catalana calcula un recorte del 16,9% en las pensiones

El informe analiza los los efectos de una hipotética Cataluña independiente sobre los perceptores de subsidios

Un pensionista catalán cobra de promedio 917 euros mensuales. La Generalitat defiende que, con una hipotética independencia de Cataluña, ese subsidio estaría asegurado. Un informe presentado este lunes por Societat Civil Catalana niega esa interpretación y alerta de un posible recorte de entre el 6,7% y el 16,9% en las pensiones.

El cálculo de la organización --defensora de la unidad de España-- se basa en las consecuencias básicamente económicas que comportaría un supuesto proceso de independencia. Más allá de la "inseguridad jurídica" en la que quedaría el cobro de pensiones para los perceptores catalanes, Societat Civil Catalana considera que Cataluña sufriría una reducción de las exportaciones de entre un 10% y un 50%, lo que acarrearía una reducción del empleo de entre un 2,3% y un 11,6%.

Esa merma de aportaciones a la Seguridad Social catalana comportaría un recorte de las pensiones a pagar de entre el 2,3% y el 11,5%. El resto del tijeretazo, hasta el máximo del 16,9%, llegaría de la mano de la pérdida de los complementos a mínimos que paga el Estado, además de la financiación de las pensiones y otras prestaciones no contributivas. "Hemos sido conservadores", ha afirmado el autor del documento, José Domingo, secretario de Societat Civil y letrado de la Seguridad Social.

El informe pone de manifiesto que la ruptura de la estructura de la caja de la Seguridad Social tal y como está planteada actualmente tendría efectos tanto para los ciudadanos de una Cataluña independiente como para el resto de españoles. Pero en el caso de los catalanes, pone de manifiesto avisa de que durante un periodo de temporal los perceptores de pensiones podrían verse afectados por la imposibilidad del cobro.

Es por ello que Societat Civil Catalana niega la "visión idílica --según el informe– de los independentistas". El Gobierno de Artur Mas defiende que los pensionistas catalanes acumulan un saldo positivo --la diferencia entre los ingresos por cotizaciones sociales y el reparto en pensiones-- de 24.126 millones de euros desde 1995, más de una cuarta parte de lo ahorrado en toda España. E incluso argumenta que al haber menos paro en la comunidad y tener bases de cotización más altas sería posible elevar las pensiones en una Cataluña independiente, al acabar con el efecto compensación con el resto de España.

Juan Carlos Aparicio, exministro de Trabajo en la época Aznar, ha señalado en un acto de presentación del estudio de Societat Civil Catalana, que la creación de una Seguridad Social catalana podría comportar costes superiores a los que tiene la actual estatal. "Apenas gastamos dinero de los pensionistas en la gestión", ha dicho antes de afirmar que por cada cien euros que se ingresan solo gasta uno en concepto de gestión gracias a los acuerdos existentes con el sector financiero. "Esa confianza no existirá entre el sistema financiero y la Generalitat", ha advertido tras recordar los múltiples organismos que han vaticinado que Cataluña se enfrenta a la salida de la Unión Europea y de la zona euro.

Más información