Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disminuyen un 10% las peticiones de voto por correo para el 27-S

Para estas elecciones se han tramitado 6.739 peticiones menos de sufragio a distancia

En unos comicios en los que la participación va a ser uno de los puntos clave para todos los partidos, el número de solicitudes de voto por correo de los catalanes residentes en otras comunidades autónomas ha descendido en un 10,68% respecto a las pasadas elecciones al Parlament en 2012. El 27-S están llamados a las urnas 5.510.713 ciudadanos, de los cuales, hasta este jueves, cuando terminó el plazo para pedir el sufragio a distancia, tan solo 56.403 habían solicitado el voto rogado, lo que se traduce en 6.739 peticiones menos que en 2012.

Los electores que hayan solicitado este sistema tienen hasta el próximo 24 de septiembre para poder enviar su voto, después de que la Junta Electoral Central ampliara ayer el plazo, que según la ley electoral debía terminar el día 23.

El descenso en el número de solicitudes se contrapone al aumento en el número de electores. El próximo 27 de septiembre podrán votar 57.385 personas más que en 2012, según datos de la Generalitat. Aunque de estos datos no se puede extraer si el descenso en la participación por correo se debe a que ha aumentado el número de electores que se abstiene o a un descenso de los catalanes que residen en otras comunidades autónomas, ya que no existe un registro oficial como ocurre en el caso de los residentes en el extranjero.

Voto rogado por provincias

Barcelona:

La capital catalana ha recibido 39.155 solicitudes de voto de residentes en otras comunidades y 15.995 de residentes en el extranjero

Tarragona:

5.789 catalanes han solicitado el voto por correo desde España y 1.666 desde el exterior.

Girona:

6.218 gerundenses votarán desde otras comunidades y 1.935 podrán hacerlo desde el extranjero.

Lleida:

A Lleida han llegado 5.241 peticiones de voto desde otras comunidades y 1.611 peticiones desde el extranjero.

Los usuarios de este sistema de votación aseguran estar contentos con el servicio. Albert Vázquez, que el 27 de septiembre será la tercera vez que vote por correo, asegura que nunca ha tenido ninguna clase de problemas: “Siempre que he solicitado el voto por correo y las papeletas han llegado a mi casa a los dos días”, asegura.

El caso de los catalanes que votan desde el extranjero es diferente, para ellos solicitar el voto rogado es mucho más complicado. Desde asociaciones de españoles residentes en el extranjero como la Marea Granate se quejan de la falta de información y de la inaccesibilidad.

Los plazos impuestos por el voto rogado son otra de las reclamaciones de estas asociaciones, que argumentan que el período es insuficiente. La Generalitat ha llevado ante la Junta Electoral Central esta reclamación solicitando la ampliación del plazo, a lo que la Junta Electoral respondió ayer que no era posible por “razones de funcionalidad, eficacia y coste”.

Más información