Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas cifra en 39.000 millones el coste de la independencia

El presidente de la Generalitat presenta el programa de Junts pel Sí, que incluye la creación de una agencia de seguridad social catalana "para garantizar las pensiones"

Mas, amb Junqueras i Romeva de fons.
Mas, amb Junqueras i Romeva de fons.

Los nuevos gastos que Cataluña debería asumir en caso de independizarse sumarían 39.507 millones. Así lo admite la candidatura de Artur Mas a las elecciones del 27-S en su programa electoral, que también señala que el nuevo Estado “nacerá con una deuda muy grande” porque tendría que asumir parte de la deuda española. Con todo, los independentistas defienden que el beneficio fiscal de la independencia, fruto de ingresar todos los impuestos, alcanzaría los 11.500 millones.

Las cifras de los supuestos costes y beneficios de la independencia forman parte del programa electoral que este sábado presentó Junts pel Sí en un acto sin preguntas de los periodistas. El programa basa sus estimaciones económicas en los trabajos que han hecho para la Generalitat y para Convergència Democràtica varios expertos, entre ellos los del llamado Consejo para la Transición Nacional.

Según el programa, sin tocar el nivel impositivo los ingresos adicionales de una Generalitat independiente subirían en 45.317 millones y los nuevos gastos serían de 39.507 millones. Esta cifra incluye la asunción de nuevas competencias, la creación de estructuras de Estado, el pago de intereses sobre la deuda o el refuerzo de la actual estructura administrativa. El beneficio fiscal neto sería pues de 5.810 millones. Si a esta cifra se le descuentan otros gastos como el pago de la amortización de la deuda española y se le suman gastos como el eventual pago de cuotas para formar parte de organismos como el FMI o la Unión Europea el cálculo de los independentistas es que el beneficio fiscal neto es de 11.591 millones, un 5,95% del PIB.

Mas se amparó en estas cifras, que están lejos de generar consenso entre los economistas, para asegurar que Cataluña es viable como país y cargar contra las últimas advertencias lanzadas por líderes europeos como el primer ministro británico, David Cameron. “Son voces interesadas de los Estados, que casi siempre se protegen entre ellos”, dijo. También aseguró de forma coloquial que el giro independentista del nacionalismo catalán tiene una base justificada. “No hemos llegado hasta aquí por que se nos haya ido la olla, sino porque [en España] no han querido negociar”.

 Una Policía Fiscal

El programa electoral de Junts pel Sí, de 121 folios, se basa en explicar los pasos y los organismos que se deben llevar a cabo para que la independencia llegue a buen puerto. Se enumeran decenas de nuevos organismos para dar forma al Estado, desde una Policía Fiscal pasando por una agencia de la seguridad social, una comisión nacional del mercado de valores catalana o incluso una operadora de gas y de electricidad. En ningún momento se cifra el coste concreto de cada una de estas iniciativas.

El programa presenta contradicciones sobre la pertenencia de Cataluña a la Unión Europea. Por una parte da por hecha su continuidad, cuando por ejemplo asegura que la Generalitat asumirá la gestión de los fondos agrícolas de la UE, pero en otro momento lo deja en el aire. Se especifica que la Generalitat “tendrá que realizar acciones para formar parte de la UE”.

En el capítulo de impuestos se promete un “IVA cultural superreducido”, una rebaja del IRPF y la fusión de impuestos vigentes. También quedan asuntos polémicos en el aire. Por ejemplo, no se concreta si la Cataluña independiente tendría Ejército.

Más información