Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una carpeta tras la caja fuerte y Teyco en la trituradora

La Guardia Civil se incauta de una carpeta con anotaciones que apareció en el despacho del tesorero de Convergència

Agentes de la Guardia Civil entrando en la sede de CDC.
Agentes de la Guardia Civil entrando en la sede de CDC.

“Esté tranquilo, señor Viloca, que no está usted detenido”, dijeron los fiscales al tesorero de Convergència antes de entrar a registrar su despacho, en la sede central del partido en Barcelona. Andreu Viloca aguardó impasible las cinco horas que la Guardia Civil empleó para rastrear sus cosas. Solo interrumpió una vez, para pedir a los agentes que le sacaran un paquete de tabaco que había dejado sobre la mesa.

La ataraxia de Viloca contrastaba con la agitación que se vivía en su despacho: los agentes habían descubierto una vieja trituradora. La abrieron y comprobaron que, entre la maraña de tiras de papel, aparecía la palabra Teyco. Hasta que el juez, si lo ve oportuno, ordene reconstruir esos papeles, los investigadores ignoran si son relevantes para la causa. Fuentes cercanas a Convergència explican que en la trituradora solo había una tarjeta de visita del dueño de la constructora, Jordi Sumarroca; otra tarjeta de otra empresa y unos planos. Y defienden que no quisieron ocultar nada porque en el despacho había otra tarjeta (ésta, completa) del mismo Sumarroca.

Hubo otra sorpresa en un registro “fructífero pero movido”, ilustran fuentes del caso. El administrador de CDC —que lo es, también, de la fundación CatDem, presunta vía para hacer llegar las comisiones de Teyco al partido— tiene en su despacho una caja fuerte. Los agentes no encontraron dinero, pero sí escrituras originales y contratos con proveedores, así como el documento de compraventa de la sede del partido a un grupo de Hong Kong.

Papeles relevantes

Lo más interesante, sin embargo, no estaba dentro de la caja sino fuera. En el hueco entre ésta y la pared apareció una carpeta con documentos que, según las mismas fuentes, tienen “relación con Teyco y pueden ser interesantes para la investigación”. Los papeles no están vinculados a las obras públicas bajo sospecha, pero sí “contienen anotaciones que conducirían a otras pistas”, inciden.

Fuentes de Convergència restan importancia al hallazgo y creen que la carpeta acabó en el hueco porque había “una ranura” en la caja por la que la carpeta “se coló y acabó cayendo”. CDC también entregó, voluntariamente, toda la contabilidad de CatDem en diez cajas. Cerca de Andreu Viloca (Barcelona, 1949) estaba su antecesor como tesorero, Daniel Osácar (Barcelona, 1935), que afronta una petición de siete años de cárcel por cobrar comisiones para el partido en el caso Palau. Los agentes copiaron su servidor de correo electrónico.