Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una auditoría encargada por Carmena revela “mala gestión” en el Consistorio

La alcaldesa de Madrid ha asegurado que se plantea remunicipalizar el servicio de limpieza

Manuela Carmena en la sede de la Delegación de Gobierno en Madrid.
Manuela Carmena en la sede de la Delegación de Gobierno en Madrid.

La auditoría sobre la deuda que el Ayuntamiento de Madrid está realizando empieza a dar frutos. “Hemos encontrado ejemplos de mala gestión en casi todas las áreas del Consistorio”, concluye el primer informe que analiza las decisiones tomadas por el gobierno municipal durante los últimos ocho años, con el PP al frente. Una deuda por la que se pagan intereses “exagerados”; alquileres de edificios por encima del precio de mercado o una estructura con muchos cargos innecesarios son algunos de los problemas que se han encontrado.

El Ayuntamiento de Madrid alquila, a día de hoy, 49 edificios en los que aloja a 5.700 empleados municipales. La sede del Área de Hacienda, en la calle Alcalá, 45, es uno de ellos; el Consistorio paga por su alquiler 18.000 euros diarios; la de Urbanismo, con un coste de 15.600 euros al día, es otro. Entre todos, el Ayuntamiento paga 44 millones de euros al año por arrendar inmuebles. Al mismo tiempo, multitud de edificios de titularidad municipal se encuentran vacíos. “Algunos estropeados por haber estado vacíos. Pero otros en muy buenas condiciones”, dijo la alcaldesa Manuela Carmena ayer en una entrevista en la Cadena SER.

Carmena se mostró “sorprendida” al conocer la cantidad de edificios vacíos disponibles propiedad del Ayuntamiento, así como por la inversión anual que realiza la Administración en alquiler de inmuebles. Pero no solo ese hecho ha llamado la atención del nuevo equipo municipal: “Además, se cerraron contratos de alquiler muy por encima del precio de mercado”, cuentan fuentes municipales, “lo que genera un sobrecoste de 9,5 millones de euros”. Acciona, Testa Inmobiliaria o CBRE Spain son algunas de las empresas con las que el Ayuntamiento tiene cerrados contratos. Varios de estos acuerdos están blindados hasta 2019 lo que hace complicado rescindirlos. “Primero vamos a analizar esos contratos y luego veremos si podemos renegociarlos”, dicen desde Cibeles.

Estos son los primeros datos que el Consistorio ha obtenido de la auditoría que ha puesto en marcha para revisar la deuda contraída por el Ayuntamiento durante los últimos ocho años. Un trabajo que concluirá en dos meses, según declaró Carmena. “Se puede decir que se trata de una deuda muy poco uniforme, con muchas entidades bancarias. Y en varios casos con intereses desproporcionados”, concluye el informe. “Cuando termine estaremos en condiciones de llevar a cabo nuestras propias reflexiones. Pero ya podemos asegurar que hay ejemplos de mala gestión en todas las áreas del Consistorio”, añaden desde Ahora Madrid.

Carmena aseguró ayer que el Consistorio no necesita una reestructuración de su deuda. “Desde un punto de vista técnico, se puede pagar”, apuntan desde el área de Economía, Hacienda y Administración Pública. “Asciende a 5.420 millones de euros y calculamos que pueden amortizarse 1.000 millones al año”. “Otra cosa es valorar cómo actuar respecto a las malas decisiones que se han tomado”, matizan. “En algunos casos los intereses son muy elevados y cabe pensar que, por lo menos, hubo fallos por parte del anterior Gobierno”, continúan.

El concejal de Economía Carlos Sánchez Mato comunicó a la alcaldesa que Madrid puede seguir pagando su deuda al mismo ritmo al que lo ha estado haciendo ahora. “También me ha dicho que nos quedaría dinero para hacer muchas otras cosas”, añade la alcaldesa.

"O las empresas de limpieza se esmeran o limpiará el Ayuntamiento"

Otro de los temas que el equipo de Carmena afea al anterior Ejecutivo son los contratos de limpieza. “Madrid está muy sucio”, dice la alcaldesa y advierte a las empresas: “O las empresas cambian de actitud o habrá que buscar una manera contractual que permita limpiar al propio Ayuntamiento”.
El Ayuntamiento tiene varias quejas —más de 7.000 en el último mes— con respecto al contrato integral, cerrado por el equipo de Botella (PP) en 2013 y vigente ocho años más. En ese acuerdo se concentraron 39 servicios públicos y fue licitado por 2.317 millones de euros, un 10% menos del coste de esos servicios hasta entonces. La competencia entre empresas rebajó el precio hasta 1.944 millones.

“Es un acuerdo muy laxo”, cuentan desde el Consistorio. Y utilizan dos ejemplos. Por un lado, el contrato no obliga a que haya un número diario de limpiadores en las calles. Por otro, solo las avenidas principales se limpian todos los días y no se especifica la cadencia de limpieza de las calles secundarias.

“Las propias empresas [en medio de un ERTE que afecta a a un tercio de su plantilla] no están contentas”, dijo la alcaldesa en la SER, “saben que no están limpiando bien”. “Ese contrato fue una grandísima equivocación”, dice Carmena. “Si Madrid no está limpio a través de los contratos establecidos, habrá que buscar alternativas”

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información