Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El PSC no estará nunca en un frente español de derechas”

La candidata asegura que la Declaración de Granada que aprobó el PSOE defiende un trato singular para Cataluña

Eva Granados, en un momento de la entrevista
Eva Granados, en un momento de la entrevista

Eva Granados (Barcelona, 1975) ha sido diputada del PSC las dos últimas legislaturas y ocupará el número dos por Barcelona. Militante socialista y de la UGT desde hace 15 años, será la portavoz de su grupo tras el 27-S.

La candidata defiende la renuncia del PSC al derecho a decidir y no cree que ahora parezcan una federación más del PSOE. “En ningún caso, porque el PSC es un partido autónomo. Estamos en momentos de clarificación y los que proponían el derecho a decidir ahora reclaman la independencia”. Granados rechaza la consulta legal y acordada para Cataluña al estilo escocés que defendía el PSC en 2012 y propone como alternativa “una reforma constitucional que acabe en referéndum preceptivo y vinculante”. Pero en el que voten todos los españoles.

“Unos lo quieren todo negro, otros todo blanco y frente a eso está la propuesta socialista”, dice Granados. “El PSC está muy lejos del frente independentista y tampoco lo encontrarán nunca en un frente nacionalista español de derechas. Nosotros somos federalistas y de izquierdas”. La definición de esa vía intermedia la explica Granados con un símil. “El federalismo es como una escalera de vecinos, en el que hay espacios comunes de todos, pero que conviene ponerse de acuerdo si hay que arreglar el ascensor”, dice.

"El federalismo es como una escalera de vecinos en el que hay que ponerse de acuerdo"

Los problemas se originan, sin embargo, a las horas de acordar las cuotas que han de pagar los vecinos, la calidad de las viviendas que tiene cada cual o quien utiliza el ascensor y el solárium, y ahí están los barones del PSOE para oponerse al reconocimiento de un trato singular para Cataluña por el que abogan incluso los expertos del partido para que ese vecino no se desentienda por completo de la comunidad. “Lo del trato diferencial para Cataluña lo firmamos todos los socialistas en la Declaración de Granada. Lo dice el PSC y lo dice el PSOE: singularidad no quiere decir privilegios, sino diversidad”.

Granados ha trabajado como diputada los efectos de la crisis en los sectores más vulnerables y se declara “cansada del monotema de la independencia”. De ahí que recurra al clásico argumento socialista de que “la gente no está en esa lógica”. Cada año se movilizan, sin embargo, centenares de miles de personas por la secesión. “Sí, y lo respeto profundamente, pero esa opción no es mayoritaria”. En su opinión, la mayor parte de la población desea un mejor encaje de Cataluña en España.

"Junts pel Sí lleva gente

de todas las ideologías.

Parece la isla de los famosos"

Se verá el 27 de septiembre con los resultados que obtenga Junts pel Sí, “una candidatura que parece la isla de los famosos”, dice Granados, en la que cohabitan diversas ideologías y procedencias. “Yo me pregunto si Raül Romeva, que fue eurodiputado de Iniciativa está ahora de acuerdo en la política migratoria que defiende Josep Maria Vida d'Abadal, que pactó con Plataforma per Catalunya en Vic”.

Cataluña tiene ahora 230.000 personas más en pobreza severa que hace cinco años “y de eso no se habla en las entrevistas, pero es lo que está pasando”. Esos son los temas, dice Granados, que no aborda la política catalana y que el PSC desea que afloren en la campaña, aunque todo indica que el debate nacional no lo permitirá.

“Me gustaría que el 28 de septiembre hubiera un gobierno que dé prioridad a las personas y al eje social por encima del nacional”, añade Granados, tras recurrir de nuevo al argumentario socialista. Y después vienen los ataques a Esquerra Republicana, que fue siete años socio del PSC en la Generalitat. “Parece que han olvidado lo de Esquerra, porque gracias a ellos se han aprobado los presupuestos más lesivos para las personas más vulnerables”, asegura la candidata.

"Si Esquerra prioriza la independencia no hay nada que hablar sobre un gobierno conjunto"

Confiesa que los socialistas no han definido aún su política de alianzas, pero que ella aboga por un gobierno de izquierdas. “Si Esquerra prioriza la independencia no hay nada que hablar”, insiste. El escenario de que el PSC quede relegado a un papel casi intrascendente en el nuevo Parlament, como le ha ocurrido en Barcelona, relegado a ser quinta fuerza política, no parece ser un escenario que entre en las previsiones de Granados.

“No habrá mayorías y tendremos que sentarnos a hablar para salir de la crisis y buscar el encaje de Cataluña en España. El posicionamiento del PSC ayuda a construir puentes”, insiste la diputada, que defiende a pies juntillas la lista que lleva su partido al Parlament, en la que no hay ni un fichaje y todos son cuadros orgánicos. “Sí, todos los que nos presentramos somos socialistas y esto nos da una coherencia”, insiste.

Más información